Adelgazar se convierte a menudo en uno de nuestros principales propósitos, pero la mayoría de nosotros abandonamos el proceso a la primera de cambio.
Está claro que si tus hábitos son muy saludables y llevas una alimentación correca deberías poder moldear tu cuerpo sin problema, pero si padeces alguna afección, es posible que tus esfuerzos sean el vano.

La tiroides es una pequeña glándula, situada en el cuello y con forma de mariposa, que tiene como misión fabricar unas hormonas (la más conocida de las cuales es la tiroxina) que participan en prácticamente todos los procesos fisiológicos de nuestro organismo, desde el crecimiento de los huesos al desarrollo neuronal.
Su función es fundamental, ya que se encarga de regular el metabolismo del cuerpo y la producción de proteínas.

Es esencial, sí.
De hecho, alrededor de 700.000 personas en España -el 2% de la población- sufren hipotiroidismo, una enfermedad caracterizada porque la glándula tiene una deficiencia en la producción de hormonas tiroideas.
No es capaz de producir todas las que necesita, y esto ocasiona una serie de síntomas, entre los que los más habituales son: piel seca, intolerancia al frío, cansancio crónico, aumento de peso, estreñimiento

Desiree Mize la sufre desde que tiene ocho años y asegura a 'Women's Health' que 'perder peso es una de las cosas más difíciles con las que tiene que lidiar a diario'.
'No tengo un solo recuerdo de mi infancia donde no tuvivera sobrepeso, solo con cinco años ya pesaba 40 kilos'.

Voy al gimnasio cinco días a la semana e intento incorporar una combinación de cardio y entrenamiento de fuerza

Tras su temprano diagnóstico empezó a hacer deporte y probó mulitud de dietas.
Todos los días se esforzaba al máximo por adelgazar.
A veces funcionaba, pero después volvía a recuperarlo.
'Tengo cuatro hermanas, incluida mi gemela, y todas son altas y delgadas, así que algo estaba pasando', explica.
'Cada año cogía más kilos, así que mi médico me habló sobre la cirugía de bypass gástrico.

Con este procedimiento se crea un pequeño saco desde el estómago para conectarlo directamente con el intestino delgado.
De esta forma, los alimentos ingeridos entrarán en esta bolsa para pasar directamente al intestino.
Así eluden la mayor parte del órgano.
'Quise operarme ese año, pero el escepticismo de mi familia y amigos me frenó y no fue hasta tres años después, cuando había hablado con otras mujeres sobre sus experiencias, que me decidí a hacerlo', comenta.

Ver esta publicación en Instagram

T R A N S F O R M A T I O N 🦋T U E S D A Y ✨ Slowly but surely starting to see more changes in my body! In these photos I see the fat on my sides disappearing! 🙌🏻 There are days I want to talk myself out of going to the gym after only getting a few hours of sleep and working 10 hour long shifts at a hospital BUT I’ve been pushing myself harder than ever and staying DISCIPLINED.
Someone asked me what keeps me motivated?! I like to remind myself of what I’m working towards! Next month I’m going on a few trips and it will officially be swimsuit season! Next time you’re stuck and have 0 energy just think about your WHY!! Stay motivated and disciplined 💪🏻 #wls #wlscommunity #gastricbypass #gastricbypasssurgery #gastricbypassjourney #weightloss #weightlossjourney #weightlosstransformation #fitness #fitnessmotivation #transformation #motivation #cardio #treadmill #progress #progressnotperfection #girlswholift #girlswhosquat #fitfam #fitspiration #fitspo #fitstagram #fitspire #fitgirlsguide #fitnesslife #fitlife #transformationtuesday #transformation

Una publicación compartida de Desiree Alexis-Kae Mize (@wokeuplikedez) el

También aprendió que esta cirugía le ayudaría con el control de las porciones, pero su pérdida de peso aún requería la disciplina en la que había estado trabajando toda su vida.
Pero esta vez con resultados visibles.
Llegó a pesar 135 kilos y ahora asegura que aquella operación fue 'la mejor decisión de su vida'.

Perseverancia y control mental

Al principio tuvo que comer muchos alimentos blandos por la irritación, así que los huevos y el arroz se convirtieron en sus mejores aliados.
Un año después de la cirugía ha sido cuando ha empezado a tomar sus platos preferidos.
Además, controla las porciones, está muy atenta a todo lo que ingiere, prepara todas sus comidas en casa y ha dejado de tomar snacks.

Alrededor de 700.000 personas en España sufren hipotiroidismo, una enfermedad caracterizada por la deficiencia en la producción de hormonas

'Aunque estoy orgullosa de mi pérdida de peso, mi próximo objetivo es construir más músculo para eliminar la piel suelta que tengo por el rápido adelgazamiento.
Voy al gimnasio cinco días a la semana e intento incorporar una combinación de cardio y entrenamiento de fuerza (también paso un tiempo en la sauna después de cada ejercicio para relajarme)', asegura.

Ahora, siente que es feliz y tiene confianza en sí misma.
Sabe que el bypass gástrico no es la mejor opción para todos, pero fue lo correcto para ella.
'Definitivamente no fue una 'salida fácil'.
No solo me ayudó a ver resultados que nunca pensé que fueran posibles por el hipotiroidismo sino que también me ayudó a mantenerme más saludable al tener mi peso bajo control', concluye.