Este viernes se conoció que el vocal de la Corte Suprema de Justicia, Antonio Estofán solicitó 'excusarse' para intervenir en las denuncias en su contra.
Una por presunto acoso sexual y anomalí­as administrativas realizadas en su contra.

A través de la Acordada 935/20, el resto de los integrantes del máximo tribunal aceptaron el pedido de excusación del vocal decano que afirmó que “ante la denuncia realizada por la señora Mayol (...) se encuentra obligado a apartarse de intervenir ‘a los fines de evitar suspicacias respecto de la imparcialidad con la que se debe resolver’” el expediente que ha iniciado, reza el documento.

“El doctor Estofán ha decidido apartarse del conocimiento de esta denuncia, a fin de preservar la garantí­a de imparcialidad e independencia propia del ejercicio de la actividad administrativa”, agrega la disposición que fue refrendada por la presidenta del cuerpo, Claudia Sbdar, y por los vocales Daniel Posse y Daniel Leiva.

La vocal Eleonora Rodrí­guez Campos no se expidió por encontrarse de licencia.

A fines de septiembre, el abogado Gustavo Morales promovió una denuncia contra el secretario administrativo del cuerpo judicial, el contador público Gustado Ahmad, a quien acusa de maltrato laboral y psicológico en contra de Elvira de las Mercedes Mayol (la denunciante autorizó por medio de su abogado hacer pública su identidad), empleada judicial que denunció por “acoso sexual” a Estofán.

En la presentación, el letrado denunciante describe una serie de maltratos por parte de Ahmad y de su esposa, la secretaria de la Corte Carina Sleiman, en contra de su defendida.
“Después de trabajar con ahí­nco con el secretario administrativo Ahmad, a pesar de sus tratos degradantes, de manera verbal comunicó a la suscrita (Mayol) que ‘habí­a perdido la confianza” (sic) y aprovechando que habí­a sacado licencia ordenó a otra empleada que utilizara no solo la PC de la suscrita sino que también le proveyó la clave informática”, reza un extracto del documento.

En este sentido, Morales asegura que el vocal del máximo tribunal tení­a conocimiento de estos abusos administrativos contra su defendida, posibles gracias a “una relación que supera holgadamente lo estrictamente laboral” entre Estofán y Ahmad.

El letrado apunta anomalí­as en un centenar de expedientes relacionados con jubilaciones de personal judicial, que atribuye a una “maliciosa parálisis”.
Y agrega que el integrante de la Corte también es consciente de “arbitrarias licitaciones” en las que actúa el secretario Ahmad.

A raiz de estas acusaciones, el mismo Morales presentó el 1 de octubre un pedido de Juicio Polí­tico contra el integrante del máximo tribunal, “por las causales previstas en el artí­culo 47 de la Constitución de la Provincia de Tucumán consistentes en ‘falta de cumplimiento de los deberes inherentes a su cargo’ y ‘comisión de delitos en el ejercicio de sus funciones’”.

Cuatro dí­as después, ingresó a la Legislatura un segundo pedido, esta vez perteneciente al letrado Gustavo íngel Palavecino.
En el documento, Palavecino pide la destitución de Estofán “haber incurrido en la hipótesis de ‘Comisión de delitos en el ejercicio de de sus funciones’, ‘Tráfico de influencias’ y ‘Falta de cumplimiento de los deberes a su cargo’”.

Fuente: Primera Fuente >> lea el artículo original