La UFC celebraba el final de las cuatro veladas que ha disputado en ‘Fight Island’, la isla de Yas en Abu Dhabi, con una batalla entre el ex campeón de peso medio Robert Whittaker y el ex aspirante al título de peso welter Darren Till.
Esta era la primera pelea de Whittaker desde que perdió el campeonato de peso medio contra Israel Adesanya en UFC 243, el pasado octubre.

Till es un luchador bastante recto.
Mientras Whittaker fuera capaz de presionar, debería mantener a Till incómodo y causar mucho más daño del que debería recibir.
Pero hasta el cuarto asalto, Till era el que presionaba por todo el octágono, con el dominio que ejercía desde el centro del octágono.
Darren Till se movía en ángulos buscando impactar su potente recto de izquierda desde la guardia zocata pero el australiano, agazapado, hacía excursiones explosivas con más éxito.
En uno de estos ataques, un golpe de encuentro de Till a Whittaker lo postró en el suelo sin que pudiera finalizarlo, único momento donde la victoria quedó en el aire.

Y es que el australiano empezó a coger el ritmo desde el segundo asalto y acabó imponiéndose al inglés.
Antes de que pasaran dos minutos en el segundo asalto impactó con un sólido golpe al inglés y pudo trabajar desde el ground and pound la resistencia del rival.
Ese fue el primer indicio de que balanza cambiaba de lado.
A partir del cuarto asalto el empuje era claramente del australiano que ya había mermado la confianza de Till.

Combate muy estratégico de Whittaker donde si hay que achacarle algo es que excepto el segundo asalto, los rounds no tuvieron un claro ganador ya que no hubo golpes de poder.
Muchas veces sus ataques partían desde muy lejos, le ha faltado soltar más las manos y mostrara quizás, más confianza en la ejecución de los contragolpes.
Aún así, la victoria incontestable del australiano fue por decisión unánime de jueces.

El resurgir del ex campeón

Robert Whittaker, no hace tanto tiempo, parecía ser el futuro de la división de peso medio de la UFC, pero en los últimos años se había convertido de repente en un hombre olvidado.
El ascenso de Whittaker a los pesos medios fue una agradable sorpresa; después de ganar ‘The Ultimate Fighter’, ‘The Reaper’ tuvo un comienzo difícil en su carrera en la UFC como peso welter, por lo que su ascenso hasta las 185 libras parecía más un último recurso que un movimiento estratégico para lograr el éxito.
Pero Whittaker se afirmó inmediatamente con victorias por nocaut sobre Clint Hester y Brad Tavares, lo que inició una racha de victorias que rápidamente puso a Whittaker en la cima de su nueva división.
Derek Brunson y Ronaldo Souza fueron los antecedentes a la consecución del título interino ante Yoel Romero en una guerra de intercambios total.
Whittaker nunca tuvo la oportunidad de unificar los títulos; Georges St.
Pierre
derrotó a Michael Bisping por el título y se retiró poco después, lo que llevó a Whittaker a ser ascendido a campeón titular.
Whittaker estaba a punto de enfrentarse a Luke Rockhold en Perth y a Kelvin Gastelum en Melbourne, pero ambos combates se frustraron debido a una infección de estafilococo y a una hernia abdominal, respectivamente.
Incluso la única defensa exitosa del título de Whittaker cayó en picado desde el punto de vista de su legado; la lucha en sí, otra guerra a cinco asaltos contra Romero, fue uno de los mejores combates de 2018, pero el hecho de que Romero perdiera peso y de que fuera un combate más reñido que el primero no contribuyó en absoluto a dignificar a Whittaker.
Después de todo, Whittaker consiguió otra pelea por el título en Melbourne contra Israel Adesanya, que demostró estar en otro nivel, dictando los términos del combate antes de finalizar a Whittaker en el segundo asalto.
Pero Whittaker ha conseguido con esta fenomenal victoria reconstruir su camino para volver a la cima de la división.

Batalla entre leyendas para cerrar un ciclo

En la pelea coestelar, se produjo el tercer y último encuentro entre dos leyendas de las MMA como son Mauricio ‘Shogun’ Rua y Antonio Rogerio ‘Lil Nog’ Nogueira.
Los dos se conocieron en la promotora PRIDE en 2005 y luego en UFC 190 en 2015.
Rua ganó por decisión unánime en ambas ocasiones.
Esta pelea también era el combate de retiro para ‘Lil Nog’.
Nogueira es cinco años más joven que Rua y tiene ligera ventaja en altura, pero Rua la tiene de alcance.
Shogun ha tenido mucho más éxito como luchador últimamente, y también había peleado más a menudo.

Shogun Rúa era el que llevó la iniciativa en una pelea donde los dos luchadores no contemporizaron en absoluto.
Hubo fuertes intercambios a lo largo del combate pero solo en el primer asalto Nogueira salió beneficiado.
Shogun cerró la trilogía con otra victoria por decisión merced a su mejor estado físico y su dominio en la lucha de golpeo.
Cuando la pelea se desarrolló en el suelo, buscado por Shogún con buenas proyecciones, a pesar de su presupuestada inferioridad en este campo, también su presión fue dominante.

Rua es un ex campeón de peso semipesado en UFC.
Tras conseguir el KO del año 2010 en su segundo encuentro contra el campeón Lyoto Machida, perdió el título en la primera defensa ante Jon Jones.
Fue el comienzo de un período en el que intercambiaba victorias y derrotas antes de cosechar una racha desastrosa de cuatro derrotas en cinco enfrentamientos, entre diciembre de 2012 y noviembre de 2014.
Se recuperaría ganando tres de sus siguientes cuatro combates pero fue noqueado por Anthony Smith en julio de 2018.
Rua acabó con Tyson Pedro en diciembre de 2018 antes de empatar con Paul Craig en noviembre de 2019.

Werdum contra sopresa somete a Gustafsson

UFC Fight Island 3 también presentaba el debut en el peso pesado de Alexander Gustafsson, antiguo aspirante al título semipesado en múltiples ocasiones, contra el ex campeón de peso pesado Fabricio Werdum.

Cuando un luchador entra en una nueva clase de peso, suele suponer una dura prueba.
Aunque Werdum es un ex campeón de peso pesado, su rendimiento de regreso después de la suspensión por la USADA dejó mucho que desear.
Todo indicaba que la victoria estaba del lado del sueco, ya que si bien Gustafsson nunca antes había luchado en peso pesado ni había conseguido un título en UFC, entabló grandes batallas contra luchadores como Jon Jones y Daniel Cormier.
La capacidad de Gustafsson para establecer un ritmo rápido debería haber sido suficiente para ganar el combate.

Además, Gustafsson mantiene una defensa de derribo del 85 por ciento, muy lejos de la estadística de Werdum.
Pero el brasileño fue capaz de llevar la pelea al suelo en el primer asalto con repetidas proyecciones hasta que logró afianzar una posición en la espalda del sueco.
Desde allí, consiguió finalizar con una llave de brazo, a pesar del cambio de posición de Gustafsson para defender la técnica en varios instantes.

Al comienzo de su segunda etapa en la UFC, Fabricio Werdum tuvo una racha de seis victorias, que culminó con la obtención del título interino de los pesos pesados contra Mark Hunt en UFC 180, antes de convertirse en campeón indiscutible al someter a Caín Velásquez en UFC 188.
El reinado de Werdum duró muy poco, ya que fue noqueado por Stipe Miocic en su primera defensa del título en UFC 198.
Werdum volvió a subir a los pesos pesados con tres victorias en sus siguientes cuatro peleas, hasta que fue noqueado por Alexander Volkov y luego fue suspendido por dos años por la USADA.
Werdum regresó a la UFC 249, perdiendo de forma controvertida una decisión dividida contra Aleksei Oleinik en un combate aburrido.

En la cartelera principal, Paul Craig sometió a Gadzhimurad Antigulov con un triángulo ejecutado desde una posición inferior.

Y Khamzat Chimaev pasó por encima de Rhys McKee noqueándolo en el primer asalto.

En los preliminares, Francisco Trinaldo termina en el tercer asalto a Jai Herbert merced a un brutal volado de izquierda.

Jesse Ronson estranguló con éxito desde la espalda a Nicolas Dalby tras castigarle duramente en el suelo en el primer asalto.

Tom Aspinall finaliza por golpes a Jake Collier en el primer round.

Y Tanner Boser finalizó a Raphael Pessoa con un destructor puño de izquierda.