Los residentes de Tulsa, Oklahoma (EEUU), convirtieron una escultura gigante del Perforador Dorado en una estatua del fundador de Tesla, Elon Musk. Fue para convencer al empresario de abrir una nueva fábrica en su ciudad.

La estatua que es la quinta más alta en la parte continental de EEUU fue construida en los años 60 como un tributo a la industria petrolera del estado. 

Su cambio de imagen incluyó la sustitución de la hebilla del cinturón de Tulsa por una que dice Tesla, la aparición del logotipo del fabricante automovilístico en su pecho y pintura en la cara para que se parezca a la de Musk.

Tesla busca un lugar para su segunda planta de automóviles en EEUU donde se planea construir el vehículo utilitario Model Y y la próxima camioneta Cybertruck. Se informó que ha reducido sus opciones a Tulsa y Austin, en Texas.

'Creo que se trata de convencer a la gente de que Tulsa es el mejor lugar para Tesla, y realmente lo creo', señaló el alcalde de la ciudad, George Theron Bynum.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original