La aparición del cuerpo de Luis Espinoza, que se encontraba desaparecido desde el viernes pasado, complica aún más a los policí­as detenidos por la causa.
Su hermano asegura que a Luis lo balearon y que puede reconocer quien fue el que le disparó.

La pista arrojada por dos de los policí­as imputados en lacausa (son 9 en total y un civil) trasladó la búsqueda de Luis Espinoza hasta lalocalidad de La Banderita, ubicada a unos 50 Km.
al oeste de Concepción, en el lí­miteentre Tucumán y Catamarca.
Desde allí­ el equipo de búsqueda cruzó hasta el departamentode Andalgalá en Catamarca, en donde finalmente fue encontrado este viernes elcuerpo sin vida del trabajador rural oriundo de Melcho, un pequeño paraje dentrodel departamento de Simoca.

La causa estaba hasta hoy caratulada como desapariciónforzosa, pero con la aparición del cuerpo se prevé que se siga investigandocomo un homicidio.
Anoche fueron interrogados dos uniformados que aportaroninformación precisa para encontrar el cuerpo de Luis y esclarecer el hecho, ala vez que confirmaron la responsabilidad policial.
Según una fuenteconsultada, los efectivos habrí­an confesado el delito ante la fiscal MónicaGarcí­a, del Centro Judicial Monteros: “Los efectivos estuvieron declarandoanoche en la fiscalí­a y dieron información concreta que Espinoza estarí­a muertoy los responsables serí­an los efectivos de la comisarí­a de Monteagudo, dondeuno habrí­a realizado los disparos que le provocó la muerte y entre cuatro deellos se pusieron de acuerdo para esconder el cuerpo”.

Una pieza clave en la investigación puede ser el testimoniode su hermano Juan Antonio, último en verlo con vida.
El viernes pasado amboshermanos iban a caballo desde Monteagudo rumbo a la casa de su madre en Melcho,cuando en el trayecto pasaron por donde se desarrollaba un festival de carrerascuadreras justo cuando llegaba personal de la comisarí­a local, momento en elque se generó el desbande. Juan recibió un golpe fuerte, se desvaneció ycuando recuperó la consciencia su hermano ya no estaba.
Según recuerda “Luis legritó a la policí­a que no me peguen, yo en ese momento levanto la vista y veoque el policí­a le pega un disparo.
A mí­ me sacan para un descampado que habí­acerca y me hicieron sentar en el piso.
De ahí­ no lo volví­ a ver más.
La únicaesperanza que tení­a es que él se habí­a ido, pero después encontramos la sangre”.

Juan asegura saber quién fue el uniformado responsable deldisparo y pide que lo lleven a una rueda de reconocimiento.
“Yo sé quién lepegó el disparo.
No tengo problemas si me llevan a reconocerle”, afirmó endiálogo con Primera Fuente.

Con la localización del cadáver de Espinoza, el hechoestarí­a en ví­as del esclarecimiento total en lo que respecta al modo en que seprodujo el crimen y la posterior localización de la ví­ctima.
Habrí­a sidoasesinado y su cuerpo abandonado cerca del lí­mite con la provincia deCatamarca.

Fuente: Primera Fuente >> lea el artículo original