El llanto de Pedrito, que pasea de aquí para allá en brazos de su mamá, tapa el sonido del llamador de ángeles que musicaliza al ritmo de la leve brisa la cálida y tranquila tarde en el reservado barrio de Moreno donde volvió a vivir Ignacio Piatti desde este martes. Nacho mira con debilidad a ese simpático bebé de tres meses que fue uno de los principales motivos de su decisión de pegar la vuelta de Canadá para instalarse definitivamente en la Argentina junto con su mujer y sus hijos después de casi seis años.

No es muy amigo de las entrevistas, pero no se muestra para nada incómodo charlando con Clarín en la intimidad de su casa apenas unas horas más tarde del primer entrenamiento en su segunda etapa en San Lorenzo​, donde brilló en el título local del 2013 y fue pieza clave para la obtención de la Copa Libertadores en 2014, la primera  del club de Boedo.

'Cuando me levanté esta mañana ya me fui contento a entrenar. Volví a ver a mucha gente conocida que hacía rato que me escribía y me decía que me esperaba. Fue una alegría llegar al club. Sentí que volví a mi casa, esa comodidad es una tranquilidad', describe el futbolista que a los 35 años retornó del Montreal Impact.

'Sentí que volví a mi casa', describió Piatti la primera sensación tras volver a entrenarse en San Lorenzo. Foto: Federico Imas.

-¿Por qué volver ahora? Vivías en Canadá, eras ídolo en Montreal, la figura del equipo, tenía un muy buen contrato y te quedaba un año más de vínculo... Muchos piensan que estás loco.

-Desde que me fui la idea era poder volver a vestir la camiseta de San Lorenzo. No era fácil salir de Montreal, anduve muy bien y allá me quieren mucho. Fue una cuestión familiar. Habíamos decidido quedarnos allá hasta este año. Con mi mujer decidimos volver a instalarnos acá porque íbamos a tener a Pedro (nació hace tres meses). Además tengo al más grande, Gabriel de 17 años, que juega en Rosario Central y a Lola de siete. Le agradezco a Montreal, a su dueño Joey Saputo, porque me entendieron y me dieron el okey para mi salida. De mi lado hice todo y resigné un montón de cosas para estar acá hoy.

-El fin de semana parecía que se enfriaba tu pase, ¿pensaste que no se hacía?

-No me quería meter en la negociación. Eso dejé que lo manejaran los clubes y mi representante, Nazareno Marcollese. Lo único que le pedí a él fue que arregle las cosas para venir a San Lorenzo. Estaba nervioso porque quería volver. Cuando se hizo todo me quedé tranquilo.

-Elegiste un momento económico difícil del país para volver. Hay muchos que se quieren ir por el tema del dólar.

-Sé muy bien cuál es el contexto económico del país y no tuve problemas por ese lado. Cuando me fui de San Lorenzo fue porque quería jugar en un lugar más tranquilo y descubrir lo que era la MLS, y obviamente para poder hacer una diferencia económica. Después de cinco años y medio la cosa pasa por otro lado, pasa por mi felicidad y por dejar aparte el tema plata. Quería estar en Argentina y vestir esta camiseta. Hay cosas que la plata no puede comprar. Pesó más mi felicidad.

'Resigné un montón de cosas para estar acá hoy', aseguró Nacho Piatti. Foto: Federico Imas.

- Tenés 35 recién cumplidos. ¿Cuánta cuerda te queda?

-Vi algunos comentarios que decían “¡Cómo van a traer a este jugador que tiene 35 años!”. Pero yo veo que hay varios jugando en Argentina que tienen 37, 38 o 39 y están andando muy bien. Está Maxi Rodríguez en Newell's, Licha López en Racing, Coloccini en San Lorenzo... Yo me siento muy bien físicamente y muy bien anímicamente, que es lo más importante. No sé cuánta cuerda me queda, pero voy a demostrar dentro de la cancha.

-¿Cómo es vivir en Canadá?

-Es muy, muy tranquilo. Cómo te digo... Allá el deporte más popular es el hockey sobre hielo. En los diarios aparecen cuatro páginas de la NHL y una de fútbol o un pedacito. Fui a ver varios partidos de los Canadians. Tienen un estadio para 20 mil personas. Es raro cuando se agarran a las trompadas y el árbitro no los separa hasta que no se cae uno. Es un lindo deporte. Y con respecto al ritmo de vida, es muy relajada. Yo llevaba a mi hija a la escuela, me iba a entrenar y nadie me molestaba. Después la pasaba a buscar a la salida y me iba para casa con mi mujer. No soy de salir tanto. Montreal es una de las mejores ciudades del mundo, tiene un costado antiguo muy lindo, parecido a Europa. Lástima el frío.

-¿Lo sufrías mucho?

-En invierno hacen 20 o 30 grados bajo cero. Hay mucha nieve. A las cuatro de la tarde ya es de noche y nieva a full. El frío empieza a fin de octubre y dura hasta mayo. Nosotros nos íbamos a Orlando y volvíamos a fin de febrero, entonces la zafaba bastante.

-¿Vos sos de la banda del verano o del invierno?

-Del verano, ja. Igual allá el verano no es tan caluroso, hace 20 o 25 grados.

-¿Qué es lo que más vas a extrañar de allá?

-La tranquilidad con la que se vive. Ganás un partido y están todos contentos, perdés y también están todos contentos. Es como ir a un show a un teatro. La gente va a disfrutar de un espectáculo.

-¿Cómo es un fanático de la MLS?

-Hay muchos argentinos en Montreal y latinos que te siguen. Pero no pasa nada más allá de lo que ocurre en la cancha o después del partido. No te cruzan por la calle. No son muy fanáticos. Había un montón de San Lorenzo, eso sí. Me escribieron estos días, les tengo que mandar una camiseta.

Piatti asegura que lo que más extrañará de Montreal será la tranquilidad. Foto: Federico Imas.

-Acá se sigue mirando de reojo a la MLS. Está el pensamiento de que el que va allá es por la plata y retrocede en lo deportivo. ¿Es así?

-Para mí cambió mucho. Antes los jugadores iban a retirarse ahí; ahora son cada vez más los jóvenes que quieren ir a empezar su carrera allá. Almirón fue a Atlanta y lo compró Newcastle. En Vancouver había uno muy bueno que la compró el Bayern Munich, nosotros teníamos un joven que lo compró el Barcelona. Muchos clubes miran a la MLS. Creció muchísimo.

-¿Mirabas fútbol argentino desde allá?

-Sí, siempre. Los domingo iba a la casa de un amigo, Víctor Bianchi, que es de La Plata e hincha de Gimnasia. Comíamos asado y mirábamos los partidos. En el fútbol argentino se corre mucho más que en otros lados y no hay espacios. Por eso es difícil entrar en ritmo cuando uno vuelve. Hay muchos chicos que corren y que meten. Es difícil volver y entrar bien a un grupo ya armado. Hay que mentalizarse.

-En San Lorenzo tenés una linda competencia en el ataque con los Romero, Gaich, Uvita Fernández...

-Hay muchas variantes y varios chicos, está (Julián) Palacios también. Hay una linda competencia y eso me gusta. Sobre todo hay un lindo grupo humano. Vi un montón de partidos del equipo. Yo vine a sumar para llevar a San Lorenzo al mejor lugar y ayudar a los chicos del club para que puedan ser vendidos en algún momento. Estoy a disposición del técnico para cuando me necesite.

-La temporada que viene el Ciclón no arranca cómodo en el promedio. ¿Ya analizaste el panorama?

-Hay que sacar la mayor cantidad de puntos. Hay plantel para poner a San Lorenzo donde se merece y no tener que pelear abajo. Ojalá que se termine bien este campeonato y empezar mejor la Copa de la Superliga y la otra temporada.

La espina de la final de la Copa

Nacho Piatti fue clave en el equipo que ganó la Libertadores 2014, pero se fue a Canadá antes de disputar la final. “No fue fácil decidir. Viajé a Montreal para decirle al dueño que me esperara porque quería jugar la Copa. Me dijo que sí. Pero después no llegó la habilitación. No me olvido más, la final fue el 13 de agosto y el 11 me avisaron que no iba a estar. Cuando llegué allá, el director deportivo y el técnico me llevaron a un bar a ver el partido en una pantalla gigante. Sufrí, pero cuando el Gordo (Néstor Ortigoza) hizo el gol festejamos”, recuerda Piatti.

Dice que le quedó esa espina, pero que pudo tener la Copa en sus manos cuando volvió a visitar a sus ex compañeros en octubre de ese año. Elige el agónico gol contra Botafogo como su favorito: “Cerré los ojos y pateé. La quise poner abajo y salió arriba. Por suerte entró, ja. Nos daban por eliminados”.

Cuenta que se sigue hablando con muchos de ese grupo. Y sobre el reencuentro con Sebastián Torrico, el otro campeón de América que queda en el plantel actual, resalta: “Torri siempre me preguntaba cuándo iba a volver. Nos dimos un gran abrazo. Es un fenómeno y me encanta que le esté yendo bien en el arco. Es una bestia como profesional y persona'.

Ignacio Piatti y...

-Su relación con Marcelo Tinelli: 'Tengo un gran cariño por él y él por mí. Desde el primer día que nos vimos tuvimos una relación como si nos conociéramos de antes. Me ayudó mucho. Él sabía de mis ganas por volver ahora e hizo mucho para que así sea. Es increíble cómo transformó el club. Hoy vi cómo están los vestuarios y el estadio. Lo cambió mucho. Nos dimos un gran abrazo y fue muy lindo reencontrarlo. Ojalá que yo pueda ayudarlo adentro de la cancha'.

Piatti y Tinelli en la presentación oficial. (Foto: San Lorenzo).

Su amistad con Didier Drogba: 'Yo lo miraba por tele, lo elegía en la Play para jugar y de repente era mi compañero de ataque. Es un monstruo como jugador, pero más como persona. Llegamos a la final de la conferencia con él. Hicimos una buena relación. Mi hijo me avisó que me había despedido en sus redes así que le agradecí y le dije que lo esperaba en la Argentina'.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original