MOSCÚ (Sputnik) — Rusia no dará cuentas ante la OTAN sobre el emplazamiento de sus armas, en particular del sistema Iskander-M, pero está abierta para cooperar si la Alianza propone el respectivo algoritmo, declaró el jefe del comité para la defensa de la Duma de Estado (Cámara Baja del Parlamento ruso), Vladímir Shamánov.

'Los inventos a que recurre la OTAN no funcionan, estamos abiertos para cooperar, pero no seguir su deseo de 'emplacen su misil tras los Urales', a lo cual respondemos 'y ustedes no pongan los suyos bajos nuestras narices', nuestra posición es totalmente transparente, pero no daremos cuentas ante nadie, incluida la OTAN', dijo Shamánov a los periodistas.

Si la Alianza Atlántica quiere establecer la cooperación, no debe usar de la palabrería huera, sino proponer un algoritmo de interacción, subrayó.

Sistema de misiles <strong><a href=Iskander-M' title='Sistema de misiles Iskander-M'>© Sputnik / Pavel LisitsynLos Iskander en Kaliningrado, ¿una respuesta simétrica a la OTAN?El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, declaró que la OTAN se prepara a reaccionar en 2020 ante el emplazamiento de los sistemas rusos Iskander-M provistos del misil 9M729, que causó mucha polémica últimamente, y va a trabajar en el desarrollo de los sistemas de defensa antiaérea y antimisil y el armamento convencional, a mejorar la disposición para el combate y alargar el tiempo de alerta de ataque con misiles.

Washington y la OTAN insisten en que el programa del misil de crucero 9M729 viola el Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF), uno de los motivos que EEUU adujo para retirarse de este pacto.

Los sistemas Iskander han sido un tema de constante preocupación para la OTAN. El 5 de noviembre de 2008, el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció que estos sistemas podrían ser instalados en la región báltica de Kaliningrado, como contrapeso al despliegue del sistema de defensa antimisiles estadounidense en Polonia y Rumanía.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original