El consumo excesivo de alcohol puede traer consecuencias físicas que generan malestar e impiden estar en plenitud. La clásica resaca tiene varios efectos negativos, aunque hay métodos para sobrellevarla.

Efectos de la resaca

Los síntomas de la resaca, habitualmente, comienzan cuando el alcohol en sangre baja de manera importante hasta alcanzar, o casi alcanzar, cero grados.

Por lo general, su efecto es máximo la mañana siguiente después de una noche de haber bebido mucho. Según qué bebida y cuánta cantidad hayas tomado, podrías tener los siguientes síntomas:

Fatiga y debilidad

Sed excesiva y sequedad de boca

Dolores musculares y dolores de cabeza

Náuseas, vómitos y dolor estomacal

Menos horas de sueño o sueño de mala calidad

Aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido

Mareos o sensación de que la habitación gira

Temblores

Menor capacidad para concentrarte

Alteraciones del estado de ánimo, como depresión, ansiedad e irritabilidad

Latidos del corazón rápidos

Cuándo consultar a un médico

Los signos y síntomas más graves que acompañan al consumo excesivo de alcohol pueden indicar una intoxicación por alcohol, por lo que sería conveniente consultar un médico en los siguientes casos:

Confusión

Vómitos

Convulsiones

Respiración lenta (menos de ocho respiraciones por minuto)

Respiración irregular (una pausa de más de 10 segundos entre las respiraciones)

Color de la piel azulada o pálida

Temperatura corporal baja (hipotermia)

Dificultad para mantenerse consciente

Desmayo (pérdida del conocimiento) e imposibilidad para despertarla

Factores de riesgo

Cualquier persona que toma alcohol puede tener resaca, aunque algunas personas son más propensas a las resacas que otras. Los factores que hacen que la resaca sea más probable o más grave son:

Beber con el estómago vacío. Cuando no hay alimento en el estómago, el alcohol se absorbe más rápido.

Consumir otras drogas, como la nicotina, junto con el alcohol. La combinación del alcohol con el tabaco parece aumentar la probabilidad de despertarse con resaca.

No dormir bien o lo suficiente después de beber. Algunos investigadores creen que los síntomas de la resaca, en general, se deben, al menos en parte, al ciclo de sueño corto y de mala calidad que suele seguir a una noche en la que se bebió alcohol.

Tener antecedentes familiares de alcoholismo. Tener familiares cercanos con antecedentes de alcoholismo puede indicar un problema hereditario con la forma en que el organismo procesa el alcohol.

Tomar bebidas alcohólicas de color más oscuro. Las bebidas de color más oscuro suelen tener un volumen alto de congéneres y aumentan la probabilidad de tener resaca.

Cómo reducir el efecto de la resaca

Tomar ibuprofeno o aspirina

En períodos de resaca los antiinflamatorios ayudarán a combatir el desagradable dolor de cabeza que tenemos con la resaca, por ello lo más recomendable es tomar ibuprofeno o aspirina. Cabe puntualizar que si tenemos mal el estómago y tenemos una indigestión no debemos tomar ibuprofeno ya que puede llegar a empeorar los síntomas.

Debemos descartar el paracetamol en la medida de lo posible, ya que cuando tenemos resaca, el hígado está trabajando en exceso debido a que tiene que eliminar las sustancias tóxicas de nuestro organismo y este tipo de medicamentos hacen trabajar aún más nuestro sufrido hígado.

Evitá el café

Muchas personas desayunan café por la mañana, pero en caso de tener resaca es poco recomendable, ya que el café es una bebida diurética y lo único que conseguirás será aumentar la deshidratación que tiene tu organismo, empeorando la situación.

Consumir frutas

En lugar de tomar café toma una pieza de fruta. Repondrás vitaminas y azúcares. Una fruta recomendable es la banana, que contienen potasio y antiácidos que ayudarán a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos y eliminar las náuseas que podamos tener debido a la resaca, además también pueden venirnos bien para eliminar el dolor de cabeza.

Otra opción recomendada es tomar jugo de tomate.

Comé bien

Es posible que en el estado de resaca no quieras comer, pero es recomendable ya que ayuda a reducir los niveles de alcohol en sangre.

Preferiblemente debes comer hidratos de carbono, así que un plato de pasta o de arroz pueden ser perfectos.

Tomá mucha agua

Uno de los efectos del alcohol es que deshidrata nuestro cuerpo y es la principal causa de que al día siguiente nos sintamos tan mal, por ello es necesario reponer líquidos cuanto antes.

Es muy recomendable beber agua antes de irnos a dormir cuando llegamos de la fiesta para paliar un poco los síntomas de la resaca y beber agua en cuanto nos levantemos por la mañana. A lo largo del día continuar bebiendo agua poco a poco, ayudará mucho a curar la resaca y si le echas un poquito de azúcar, mejor que mejor. Nos sentiremos mejor antes.

El mito de seguir tomando

Está extendida la idea de que una forma de eliminar la resaca es seguir tomando alcohol. Esto es falso y solo prolonga la permanencia del alcohol en la sangre por más tiempo.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original