Un comunicado firmado por Cassia, también titular del Sindicato Unidos Petroleros del Estado (Supeh), repudió 'los 600 despidos, que se sumaron a las suspensiones ya realizadas', y se solidarizó con el personal y con Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa.
No obstante la declaración del período de conciliación obligatoria por parte de la cartera de Producción y Trabajo y de la convocatoria a la primera audiencia de conciliación entre sindicalistas y empresarios para este miércoles, Cassia sostuvo que 'se impone sostener las fuentes laborales' y aseveró que 'los trabajadores no son la variable de ajuste'.
A la vez, la mesa coordinadora del Peronismo Federal, que presiden el ex diputado nacional y ex embajador Humberto Roggero y la ex senadora y ex diputada Mabel Müller, también repudió 'el accionar de las empresas petroleras en Vaca Muerta', se solidarizó con los trabajadores de la actividad y rechazó 'la dolarización de las tarifas del fundamental insumo petrolero'.
'Ello es así desde que representa un esquema de variable que el país no requiere ni necesita, al igual que los subsidios solicitados, ante la alta rentabilidad' del sector, afirmó el PF.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original