La presidenta del Council de las Américas y ex JP Morga, Susan Segal, compartió panel con el asesor de la Casa Blanca durante los gobiernos de Clintony Obama, Nelson Cunninghan y coincidieron en que todo lo que salga del twiter de Donald Trump debe ser leí­do en clave electoral.

El anuncio de esta mañana de volver a imponerles tarifas al acero y al aluminio provenientes de Argentina y Brasil también. 'Ajá, China. Todo hay que entenderlo en su contexto', dijo Cunninghan y explicó que Trump necesita mostrarles a sus votantes, los trabajadores de centro de los Estados Unidos y los granjeros que él los protege. 'Todo se conecta', agregó al tiempo que recordó que su presidente no dudó en involucrar  al gobierno de Ucrania en las elecciones de noviembre de 2020.

El triángulo entre granjeros, aluminio y China, por exótico que suene, tiene su explicación. En once meses habrá elecciones en Estados Unidos y el clima es de preocupación en las calles a pesar del desempleo en mí­nimos y la bolsa en máximos históricos. 'Está claro que vamos a ir a una recesión, el tema es saber cuándo', dijo la ex JP Morgan.

Según explicaron, las devaluaciones del real y del peso pueden entenderse como maniobras para vender más granos, lo que complicarí­a la rentabilidad de los granjeros. Al tomar represalias contra ambos paí­ses les da la señal de que va a luchar por ellos. Por eso, el tweet fue una señal a sus votantes.

Trump anunció que restablece los aranceles al acero y el aluminio argentino

'Tiene que mostrarles a los granjeros y los trabajadores que va a cuidarlos de las malas prácticas comerciales de China y que China va a seguir comprándoles soja a los Estados Unidos', dijo Cunningham.

El secretario de Comercio Wilbur Ross lo ratificó hoy también al decirle a FOX que las sanciones arancelarias unilaterales obedecen a que 'Incluso nuestros amigos tienen que vivir de acuerdo a las reglas'.

 El secretario de Comercio Wilbur Ross lo ratificó hoy también al decirle a FOX que las sanciones arancelarias unilaterales obedecen a que 'Incluso nuestros amigos tienen que vivir de acuerdo a las reglas'.

Cabe recordar que Jair Bolsonaro mostró en los últimos dí­as un giro de 180º en su posicionamiento en la guerra comercial de Trump con el gigante asiático al recibir a Xi Jinping para la cumbre de los BRICS en Brasilia dos semanas atrás y concluir que 'China es cada vez más parte del futuro de Brasil'.

El presidente estadounidense no quiere saber nada con el avance de la ruta de seda en el Cono Sur.

Sin embargo, ni Cunningham ni Segal se detuvieron en este punto. Por el contrario señalaron que con un proceso de impeachment abierto en su contra, Trump debe navegar once meses hasta las elecciones y que él, como hombre de negocios mide la temperatura del mercado a cada instante y entiende muy bien cuándo necesita un empujoncito.

Aluar cayó 11,9% por los aranceles de Trump al acero y arrastró al Merval 

Cunningham ejemplificó que 'Hace unas semanas Trump escribió en twitter que habí­a habido avances en las negociaciones con China ese fin de semana. Sabí­a que tení­a que darles aliento a los mercados. Y ese fin de semana no habí­a habido conversaciones. Ni los funcionarios sabí­an de qué estaba hablando y uno a uno se le fueron diciendo a sus periodistas favoritos'.

En ese sentido, el asesor demócrata explicó que lo que Trump busca vender como un acuerdo con un objetivo de transformación profunda de la relación bilateral con China, seguramente termine siendo un 'acuerdo chico sobre aranceles, porotos de soja y algunos otros temas'.

Fuente: LPO >> lea el artículo original