Ahora será posible detectar el daño renal de forma temprana y sin necesidad de realizar una biopsia a los pacientes, gracias al descubrimiento de Andrea Sánchez Navarro, quien cursa el doctorado en Ciencias Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y logró encontrar la molécula Serpina3K, cuya presencia es un indicador de daño renal. 

 

Sánchez Navarro descubrió que algunos pacientes presentaban niveles poco comunes en la orina de esta molécula (que de forma natural se encuentra en la sangre).
Aunque dichos pacientes no tenían disfunción renal clínica diagnosticada, la presencia Serpina3k indicaba que había una alteración en la función y la estructura renal. 

 

La investigadora aclara que todavía se desconoce cuál es la función de esta molécula en el riñón, pero este descubrimiento permitirá tener diagnósticos más tempranos en los casos de daño renal, ya que no sería necesario realizar una biopsia, cuyos resultados pueden tardar varios días.

 

El trabajo de Sánchez Navarro fue asesorado por Norma Bobadilla Sandoval, investigadora de la Unidad Periférica del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

 

Originaria de Michoacán, a sus 24 años de edad, Sánchez Navarro ha cosechado importantes logros gracias a sus investigaciones.
Ha sido acreedora a la Medalla Gustavo Baz Prada que otorga la UNAM, el Premio Nacional de la Juventud y también ha participado en certámenes internacionales, donde ha obtenido la medalla de bronce en la en la sexta Olimpiada Iberoamericana de Biología en Portugal (2012) y en la Winner Session Nephrolohy and Urology ISCOMS Groningen en Holanda (2015).

 

Daño renal, una enfermedad que afecta a miles de personas

La enfermedad renal crónica es la pérdida permanente de las funciones de los riñones, que surge principalmente a causa de otras enfermedades crónico degenerativas, como la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2016, más de 13 mil personas fallecieron en México a causa de insuficiencia renal, con lo cual este padecimiento se colocó en el décimo lugar entre las principales causas de muerte en el país.

 

En este contexto, el descubrimiento de Sánchez Navarro es un gran paso para la atención oportuna de los pacientes, ya que en la mayoría de los casos la insuficiencia renal presenta síntomas cuando los riñones ya están muy dañados, y de esta manera podría detectarse a tiempo para ser tratada.

 

Con información de Gaceta UNAM

Fuente: Harmonia >> lea el artículo original