Se ha detectado que este 26 de noviembre un asteroide, denominado 2019 VF1, se acercará a la tierra a una velocidad alrededor de unos 60.000 km/h, superando hasta 60 veces la velocidad de un avión Boeing.

La NASA ha catalogado a esta roca como un 'objeto cercano a la Tierra' y no como un asteroide dentro de los más peligrosos.

El asteroide mide entre 66 y 150 metros de diámetro, y pasará a 5 millones de kilómetros, que equivale a 13 veces la distancia entre la la luna y la tierra.