MADRID (Sputnik) — Las tres personas detenidas en Marbella (Málaga) por su presunta vinculación con un caso de corrupción de un ex alto cargo del Ministerio de Cultura de Rusia fueron puestas en libertad, según informaron a Sputnik desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

'El juez de Guardia acordó dejarles en libertad provisional, investigados ambos por la presunta comisión de un delito de blanqueo de capitales', señaló una portavoz consultada este 8 de noviembre.

Las tres personas detenidas son la exmujer del alto cargo ruso, su hijo y un abogado, arrestados este 7 de noviembre en Marbella.

Justicia (imagen referencial)CC0 / PixabayLa Justicia española abre nueva investigación contra el millonario ruso Mijaíl FridmanPor su parte, el alto cargo en cuestión fue detenido en Viena (Austria) también este jueves 7.

Tanto la exmujer como el hijo fueron conducidos ante un juez de Guardia de Marbella, donde se acogieron a su derecho a no declarar.

Ambos fueron puestos en libertad tras ser imputados por un delito de blanqueo de capitales por la compra de un chalet de lujo en 2015 en Marbella.

Según la versión de las autoridades, el inmueble en cuestión costó cuatro millones de euros que se habrían obtenido con dinero originado en delitos fiscales llevados a cabo en Rusia.

Sobre ambos pesan medidas cautelares que les obligan a comparecer ante los tribunales de forma quincenal.

Del mismo modo, el juez ordenó la retirada de sus pasaportes y les impuso la prohibición de abandonar el país.

La Policía también puso en libertad provisional al abogado detenido, aunque mantiene su condición de investigado y en próximas fechas deberá comparecer ante el juzgado.

Bandera de <strong><a href=España' title='Bandera de España'>© Sputnik / Mariya SenenkoEl exfiscal anticorrupción de España es denunciado por integrar una organización criminalAl ex alto cargo en cuestión, Borís Mazó, se le imputa un delito de malversación de unos 7,2 millones de dólares procedentes de fondos públicos que debían ir destinados a la reconstrucción de un museo en San Petersburgo.

Las autoridades rusas contactaron con la Policía española en julio de 2018, ya que tenían constancia que el exfuncionario de alto rango residía en Málaga con su familia.

Según la Policía, estas personas ya habían sido condenadas por malversación en 2017, en un caso de apropiación indebida de fondos destinados a la reconstrucción de monumentos en Rusia.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella dictó una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) sobre el investigado, que se encontraba fugado de la justicia rusa.

Tras ser detenido el 7 de noviembe en Viena, ahora las autoridades austriacas deben decidir si autorizan su extradición a España.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original