8 de noviembre de 2019  • 12:01

RÍO DE JANEIRO.- En medio de la expectativa por la posible liberación de Luiz Inacio Lula da Silva, colaboradores del presidente electo Alberto Fernández le dijeron al diario O Globo que hay expectativas de que el exmandatario brasileño pueda asistir a la asunción del nuevo gobierno argentino, el próximo 10 de diciembre en Buenos Aires, en caso de que esté libre.

Dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) confirmaron que es una posibilidad, pero aún no se habló directamente sobre ella.
Eso dependerá de la agenda interna de Lula y su situación judicial, aseguraron.

'Si está invitado, y seguramente lo será, creo que lo hará', dijo un hombre muy cercano al expresidente brasileño.

'Seguramente será invitado', dijo una de las fuentes, que participa en la formación de la futura administración de Alberto Fernández.

Pocos minutos después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil revirtiera la jurisprudencia imperante hasta ahora que preveía la ejecución de condenas de prisión luego de un fallo de segunda instancia, Fernández publicó un mensaje en su cuenta de Instagram con la frase 'Lula libre mañana'.

'El STF de Brasil ha decidido que las condenas a prisión solo son ejecutables una vez que hayan quedado firmes.
Es lo mismo que venimos reclamando en Argentina desde hace años.
¡Valió la pena la demanda de tantos! ¡#LulaLivreAmanha!', fue el mensaje del presidente electo.

Fernández se comunicó con los líderes del PT y expresó su satisfacción por la decisión de la Corte.

Durante la campaña, el presidente electo visitó a Lula en prisión en Curitiba, y el día de su victoria defendió públicamente la salida del expresidente de la prisión.
Su actitud causó una profunda inquietud en el Palacio de Planalto y llevó al presidente Jair Bolsonaro a no felicitar al sucesor de su aliado, Mauricio Macri. El gobierno brasileño enviará al Ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, a la toma de posesión de Fernández.
Tras la victoria de Fernández, Bolsonaro adelantó que no estaría presente en su investidura, el próximo 10 de diciembre.

Diario O Globo/GDA

Fuente: La Nación >> lea el artículo original