Sabrina Sabrok es considerada una de las mujeres más “Cachondas” del entretenimiento para adultos, pues es una de las actrices xxx con mayor tamaño en el pecho, es decir, tiene muy grandes las Ch1chis. Por ello también es una de las mujeres que llama más la atención de los caballeros que ven en ella a toda una diosa.

Sabrina Sabrok estuvo de visita en España, donde fue entrevistada por un canal local, quienes le preguntaron si sus implantes la hacen flotar en el agua, a lo que ella contestó que sí, que si alguna vez se llegará a ahogar pudiera tener un salvavidas integrado, y por qué no, hasta salvar a alguien más.

En ese sentido, para hacer la prueba, Sabrina Sabrok se metió a una piscina, donde mostró que, efectivamente los implantes que tiene en el pecho flotan.

Quisieron hacer una prueba de que tan firmes o que tan flojos son los implantes, por lo que se metieron a un jacuzzi, tanto Sabrina como el reportero, una tina llena de burbujas, y que sacaba chorros de agua a presión, que, al ser apuntados al pecho de Sabrina, hacían que estos se movieran por pura inercia, sin necesidad de que ella tuviera que hacer algún esfuerzo.

Los implantes que lleva en el trasero también se le movían por inercia, pero la actriz y modelo aseguró que le prendía la forma en la que se movían, y que se le hacía sensual, la manera en la que rebotaban por la presión del agua.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Sabrina Sabrok (@sabrinasabrokreal) el

El video tuvo más de 5 mil reproducciones en menos de una hora de haberlo publicado, además de recibir comentarios con los que los fanáticos hacían referencia a su envidia al reportero por haber estado tan cerca de tremendos atributos.

Te puede interesar: Sabrina Sabrok revienta su vestido y enseña todos sus cachetes en instagram (VIDEO)

La modelo cuenta con más de 600 mil seguidores en su cuenta de Instagram oficial, en la que deleita a todos sus fanáticos con sus cachondas imágenes. 

Dale clic en la estrella de google news y síguenos

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original