A fines del mes de septiembre, una mujer denunció el horror que vivió cuando su expareja, también miembro de la fuerza de seguridad, la amenazó con matar a su hija de 6 años y la violó.

El presunto abusador había quedado al cuidado de la nena y de un varón de cuatro años, los dos hijos en común que tenía con la víctima, mientras ella se encontraba trabajando. Al regresar, según la denuncia que replicó Crónica, el hombre apuntó contra ella su pistola reglamentaria 9 milímetros.

La víctima sostuvo que su expareja le ordenó que se desvistiera y la llevó a una de las habitaciones, en donde ella fue abusada sexualmente. La amenaza que había recibido era clara: si no lo hacía, él pensaba ejecutar a tiros a su hija.

Después de que se concretara la violación, el agresor abandonó la vivienda de la localidad bonaerense de Alejandro Petión, en el partido de Cañuelas'>Cañuelas y ella, en medio de la conmoción, llamó al 911 para denunciar el ataque que acababa de sufrir.

La policía desplegó un rastrillaje en la zona y pudo dar con el acusado cerca del cruce de las calles San Luis y Tucumán. En tanto, la mujer ratificó la acusación en la comisaría de la Mujer y la Familia.

Según trascendió no se habrían detectado lesiones en el cuerpo de la denunciante, aunque se logró comprobar la existencia de actividad sexual.

Más sobre:

abuso sexual.

Le negaron la excarcelación al músico Cristian Aldana, imputado por abuso sexual y corrupción de menores

ico-download-apps

Descargá la app de TN y mantenete informado

Fuente: TN >> lea el artículo original