La promotora de MMA más importante del mundo sigue creciendo sin un límite pronosticable.
UFC 243 se celebró en el Marvel Stadium de Melbourne ante 57.000 personas, rompiendo el récord de asistencia a un evento en UFC.
La pelea principal enfrentó al local Robert Whittaker con Israel Adesanya por la unificación del título del peso medio.

Israel Adesanya noqueó al campeón titular de forma elegante con una contra de izquierda en el segundo asalto para dejar un récord impoluto en MMA de 18-0.
Adesanya aprovechó su ventaja en altura y alcance.
Robert Whittaker con su sólido boxeo buscó el intercambio desde el principio sin guardar mucha precaución, entrando en la distancia del rival de forma peligrosa, al exponerse a un golpe de encuentro que podía ser su fin.
Adesanya demostró mucha precisión con sus contras para luego salir de la distancia.
El primer aviso de cómo iba a terminar el combate vino en los últimos segundos del primer asalto cuando una contra postró al campeón titular al suelo, pero los escasos segundos que restaban a la ronda imposibilitaron que la pelea finalizara.

La segunda oportunidad que se le presentó a Adesanya no la desaprovechó.
Una contra con la izquierda finiquitó el combate en el segundo asalto.
A Whittaker nadie le puede negar su tesón y su corazón.
Siempre avanzó sin miedo alguno a pesar del peligro real que representaba esta actitud.
Además, Whittaker había peleado sólo dos veces en los últimos dos años por lesiones.Quizás debería haber intentado llevar la pelea al suelo.
Podía aprovechar que en sus ataques Adesanya echaba el cuerpo para atrás para eludir el peligro y dejaba las piernas adelantadas libres.
Whittaker habría tenido la oportunidad de entrar en el clinch para ejecutar una proyección.
En el suelo la superioridad del nigeriano hubiera desaparecido pero el australiano no hizo ningún intento aunque el destino de cómo iba a terminar la pelea parecía claro.

Un nuevo campeón sólido

Después de desarrollar su carrera profesional en boxeo y kickboxing, Israel Adesanya se centró exclusivamente en las MMA en 2017, antes de debutar en UFC 221.
Desde entonces, Adesanya ha sido una de las estrellas con mayor crecimiento de la promotora.
Mantiene un récord invicto con victorias notables sobre Rob Wilkinson, Marvin Vettori, Brad Tavares y Derek Brunson antes de ser nombrado Novato del Año en 2018.
Después de vencer a Anderson Silva en el evento principal de UFC 234, Adesanya derrotó a Kelvin Gastelum en la Pelea del Año del 2019 por el título interino proclamándose campeón interino de la división.
Ahora ha unificado la categoría y su reinado se pronostica largo.

En el combate coestelar Dan Hooker aprovechó su mayor alcance para controlar la pelea y vencer de forma clara por decisión.
El neozelandés sabe manejar muy bien la distancia y estuvo muy cómodo a lo largo del envite.
Al Iaquinta ante su inferioridad en la pelea de pie buscó implementar su lucha para llevar al suelo al rival aunque con poco éxito.
Siempre cuando intentaba una proyección acababa en una posición inferior.
En el segundo asalto Hooker conectó un golpe sólido que lanzó a Iaquinta al suelo pero no consiguió terminar el combate.
Sin arriesgar, Hooker mantuvo desde entonces su superioridad ante un bravo Iaquinta que nunca cejó en su ímpetu de buscar la victoria.

El neozelandés Dan Hooker ha estado compitiendo en UFC desde 2014, pero su éxito al principio fue irregular.
Su suerte pareció cambiar a partir de 2017, cuando acumuló cuatro victorias seguidas antes del límite sobre Ross Pearson, Marc Diakiese, Jim Miller y Gilbert Burns.
Sin embargo, sufrió una derrota por nocaut contra Edson Barboza en UFC Milwaukee antes de noquear a James Vick en UFC San Antonio.
Con esta victoria encauza de nuevo una racha ganadora y se postula para tener la oportunidad de alcanzar la cima de la división.

En el resto de la cartelera principal, Sergey Spivak finalizó la pelea con una estrangulación por triángulo de brazo en el segundo asalto después de dominar al local Tai Tuivasa con sus proyecciones y su control en la lucha de suelo, a pesar de no partir como favorito al inicio de la disputa.

Dos debutantes en UFC ofrecieron una gran pelea en los pesos pesados.
En el primer asalto una contra cristalizó en un KO espectacular de Yorgan De Castro cuando Justin Tafa entraba a atacar a su rival.