El vicecanciller ruso Serguéi Riabkov declaró que las sanciones que EEUU podría imponer a la compañía rusa Rosneft por operaciones con el petróleo venezolano serían ilegítimas.

'En lo absoluto', dijo Riabkov al responder a una pregunta de la prensa de si Moscú consideraba ilegítimas las posibles sanciones contra la compañía rusa.

El 10 de septiembre el enviado de Washington para Venezuela, Elliot Abrams, amenazó con sanciones a Rosneft por trabajar en Venezuela.

'Pero no tenemos miedo de ningunas sanciones ya que Rosneft ha estado bajo sanciones por mucho tiempo', dijo el vicecanciller.

El vicecanciller enfatizó que Rusia no le teme a ningún tipo de restricciones y recordó que Washington ya había impuesto antes sanciones a Rosneft en 2014 después de que Crimea se escindiera de Ucrania y se adhiriera a Rusia tras celebrar un referéndum de autodeterminación apoyado por más del 96 por ciento de la población.

Estados Unidos busca la salida de compañías petroleras de otros países de Venezuela, mientras permite a sus propias empresas realizar operaciones en el país latinoamericano que posee inmensas reservas de petróleo.

A finales de julio el Gobierno de Washington autorizó a la petrolera Chevron y a otras empresas como Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes, Weatherford International, seguir realizando operaciones con Venezuela.

Desde la petrolera rusa Rosneft catalogaron de 'competencia desleal' la amenaza de sanciones por parte de la Casa Blanca que, según dijeron, tiene por objetivo favorecer a las empresas estadounidenses en el mercado mundial.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original