Los centenials y próximos decimales de generación se desasnan -como el resto- con el buscador.
Y nadie se preguntó 'quién es Maradona'

Hay que ver lo que muestra Maradona.
Hace dos días las noticias hablan de él y su desembarco en Gimnasia.
Desde la época de Griguol que el Lobo no estaba en la boca de todos.
“Macri”, “Alberto”, las elecciones, el dólar, el FMI y el candidato a neologismo de año “reperfilar”, hizo que el superclásico tuviera menos repercusiones que un partido por el tercer puesto en lo que sea.
Maradona tiene más años de popularidad y vigencia que tiempo como futbolista.
Es más leyenda que exjugador, a esta altura.
Arañando el cuarto del siglo XXI, los chicos de la primaria saben quién es Maradona.
Batistuta, pobre, se quejó porque no lo reconocieron en un vestuario los que jugaron el último mundial.
Con Maradona no pasa.
Los chicos entienden que son tan contemporáneos a Maradona como quienes lo pudieron ver como jugador, promesa o acabado, pero en la cancha.
Todos, entonces, entienden de qué se trata cuando se habla de Maradona.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original