En su aniversario 94, recordamos algunos clásicos de un humorista que marcó a fuego a varias generaciones

Un visionario, un tipo capaz de manejar un humor inédito no solo en Argentina.
Carlitos Balá llegó primero a todo (y a todos).
Como suele suceder, los niños fueron los primeros en disfrutarlo, y comprenderlo, por su condición acrítica y abierta al disfrute.
Su estilo combinaba cuestiones abstractas y picardías naif propias de los chicos.
Ingenuo y creativo, se encargó de construir el sentido del humor de millones.
Y eso no es algo menor.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original