Para Christian Limousin, el duelo de 16avos de final de la Copa Argentina ante Boca será más que especial.
Además de intentar dar el gran batacazo y de presenciar el esperado debut de Daniele De Rossi con la azul y oro, el arquero de Almagro tendrá enfrente nada más y nada menos que al club que lo formó durante una década.

'Realicé todas mis formativas en Boca.
Ingresé a Infantiles en el 2000, llegué a Cuarta División y me fui en 2010.
Pasé 10 años de muy buenas experiencias, aprendí muchas cosas y me educaron futbolísticamente.
Te enseñan que no existe otro resultado que no sea ganar. Es un mundo aparte, muy especial', contó en una entrevista con Solo Ascenso.

Mirá también
Mirá también

Boca, entre la bronca de Daniel Angelici con Darío Benedetto y un acto para reafirmar la pasión xeneize

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Luego le tocó debutar en Ferro con sólo 19 años (2011), llegó a Almagro en 2016 tras rescindir su contrato en el Verde y ahora es una pieza clave del equipo de Carlos Mayor, que todavía no jugó partidos oficiales en la temporada.
¿Pesará eso en los 90 minutos en el Unico de La Plata? 'Estamos tranquilos y trabajando de la mejor manera para hacer un buen papel.
Estamos sin ritmo futbolístico y nos hubiese gustado venir con competencia, pero las cosas están dadas así y no hay excusas”, agregó.

Por último, el arquero, de 27 años, contó cómo espera que sea el desarrollo del partido ante Boca. 'Tenemos que estar ordenados y concentrados los 90 minutos. No podés dejar espacios porque son un equipo que tiene mucha jerarquía y te puede complicar.
Tenemos que hacer el partido perfecto en todas las líneas y usar nuestras armas para tratar de lastimarlos.
Un resultado desfavorable podría afectar mucho a Boca', sentenció.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original