El fútbol argentino escribe una nueva historia.
En realidad, los dirigentes.
Y no es de las mejores.
La organización, la reglamentación de la temporada que se avecina, tendrán un formato sui generis, único, pero no precisamente ejemplar.
Todo lo contrario.
El epicentro de la discusión es el tema de los descensos y no por la grieta que se profundizó entre los que quieren una fórmula mixta y los que no y que finalmente zanjaron en tres.
La complejidad mayor es la clonación entre dos torneos para determinar los equipos que jugarán la próxima temporada en la Primera Nacional, por un lado, y a las copas internacionales por el otro.

El tema del descenso según el reglamento 2019/20 de la Superliga.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Según ya está establecido, cuando finalice la Superliga habrá un campeón pero no se sabrán los tres descendidos.
En la segunda edición de la Copa de la Superliga, que se disputará de una manera absolutamente diferente a la que ganó Tigre, habrá otro título en juego pero los equipos seguirán disputando la permanencia en Primera.
Así, quedará a interpretación la catalogación de los dos torneos de esta temporada.
¿Un campeón de Liga y otro de Copa? ¿Dos campeones de Liga? Mucho más en el futuro cuando se intente explicar lo que intentaron hacer los dirigentes de este tiempo.

En la Argentina los descensos se implementaron en 1907: nunca se mezclaron dos torneos para definir la pérdida de categoría.
Una decisión que tendrá a la temporada 2019/20 con uno de los reglamentos más arrevesados de la historia.
Y eso que compite con verdaderos despropósitos.

La clasificación a las copas según en reglamento 2019/20 de la Superliga.

En el recorrido de más de 130 años de historia, hay un eje común: los dirigentes siempre priorizaron los intereses de sus clubes. Por esos los cambios constantes, no importa la época.
A principios, mediados o finales del siglo XX, y ahora, en 2019.
No hay lazos consanguíneos, no hay adn que lo justifique, pero parecen tener un gen común.
Además, la idea de Julio Grondona de elevar la Primera de 20 a 30 equipos en 2015 produjo más descalabros. 

Problemas por las divisiones

Desde el primer torneo, en 1891 y con regularidad desde 1892, hasta 1905 se jugó un torneo de Primera, todos contra todos, en dos ruedas.
En 1906 por primera vez se disputó en dos zonas y los ganadores definieron el título.
En 1907 se implementaron los ascensos y descenso.
En 1912 se produjo la primera escisión.
Quedaron dos Ligas, la oficial, con 6 equipos, y la Federación, con 8.
Al año siguiente, la oficial pasó a tener 13 clubes, y la Federación, 10.
Tras la fusión, el campeonato de 1915 contó con 25 participantes y por primera vez hubo 4 descensos: Kimberley, Defensores de Belgrano, Comercio y Floresta.
Como ascendió uno solo, en 1916 hubo 22 clubes en Primera.

Pero la escisión de 1919 produjo más estragos, en especial en la liga oficial, la Asociación Argentina, que se quedó con seis equipos en Primera nada más.
Hubo que improvisar sobre la marcha.
El torneo arrancó el 28 de septiembre, eran dos ruedas, 10 fechas en total.
Boca ganó los primeros 8 partidos, como era inalcanzable, se lo declaró campeón el 20 de enero de 1920 y se decidió no continuar disputando el torneo.
De 60 partidos sólo se jugaron 36.
Fue el primer título de Boca.
Se están cumpliendo 100 años.

Entre 1919 y 1926 hubo dos asociaciones y dos campeones por año.
En 1926, en la Asociación Amateurs jugaban en Primera 26 equipos (no estaba afiliada a la FIFA); y en la Asociación Argentina, 18.
La fusión de 1927 provocó un caos mayor. Como nadie quería jugar en la Segunda, 34 de los 44 equipos continuaron en la división mayor: los 26 de la Amateurs y sólo 8 de la Argentina, la afiliada a la FIFA.
Se reglamentaron cuatro descensos y dos ascensos para ir bajando la cantidad de equipos (¿suena moderno, no?).

Mirá también
Mirá también

Una Copa similar a la que se jugó hace ...
85 años

Aquellos dirigentes, como los de ahora, continuaron improvisando: crearon la figura de club fundador para los clubes de la Amateurs, que quedó con más poder tras la fusión.
Si en los cuatro últimos puestos había un club fundador, no descendía; tendría una nueva chance y bajaría de categoría si ocupaba es lugar dos torneos seguidos.
El resultado: no hubo descensos a la sección B.
Como ascendieron Argentino de Banfield y El Porvenir, el torneo de 1928 contó con 36 equipos.
Fue el más largo de la historia. Comenzó el 15 de abril de 1928 y terminó el 30 de junio de 1929.
En el medio, la Selección participó de los Juegos Olímpicos de Amsterdam.

Mirá también
Mirá también

Hace 70 años comenzaba el torneo más insólito de la historia

Como no quedaba tiempo, para lo que quedaba de la temporada de 1929 se decidió jugar un torneo dos zonas, cuyos ganadores se enfrentarían en una final (como en 2016 o como la Copa de la Superliga 2020), y se suspendieron los descensos.
Y en lugar de poner en juego la Copa Campeonato, al ganador le dieron la Copa Estímulo.
El campeón fue Gimnasia y Esgrima La Plata.

El profesionalismo

La tercera y última escisión se produjo en 1931, cuando 18 clubes de la Asociación Amateurs Argentina de Football formaron la Liga Argentina de Football, la profesional.
Luego de tres años de regularidad, en 1934 hubo un ensayo de terror.
Armaron un torneo de 14 equipos, a tres ruedas (39 fechas, campeón Boca).
Para ello, fueron descendidos Tigre y Quilmes.
Pero como no había una categoría de Ascenso, los mandaron a jugar con las segundas profesionales.
Además, obligaron a una fusión futbolística a Atlanta-Argentinos y Lanús-Talleres de Remedios de Escalada.
Un mamarracho.

Mirá también
Mirá también

En el inicio de la era profesional valía de todo por un contrato

El 3 de noviembre de 1934 se gestó la actual AFA, fusión de la Liga Argentina de Football (sus 18 equipos continuaron jugando en Primera en 1935) y la Asociación Amateurs (los 16 equipos que actuaban en Primera para a disputar el torneo de Segunda Profesional).
Ya no hubo más escisiones, aunque ahora tenemos la AFA y la SAF (Superliga Argentina de Fútbol).

Otro ensayo hicieron en 1936, reemplazando la primera y segunda rueda por dos certámenes.
Primero se puso en juego la Copa de Honor, que ganó San Lorenzo; luego la Copa Campeonato, que ganó River.
Pero además la nueva AFA propuso un trofeo nuevo, la Copa de Oro (se jugó por única vez), entre ambos campeones y para definir el equipo que jugaría la Copa Aldao con el campeón uruguayo.
Aún hoy se discute si en esa temporada hubo dos o tres campeones de Primera, aunque la reglamentación claramente habla de dos torneos.

Mirá también
Mirá también

Un título que 80 años después sigue generando controversia

Entre 1937 se reanudaron los ascensos y descensos.
Durante varios años quedó con 16 equipos.
La huelga de profesionales en 1948 provocó un nuevo desajuste.
Las últimas cinco fechas se disputaron con jugadores de inferiores, Independiente fue campeón, se suspendieron los descensos y ascendieron Atlanta y Ferro del suspendido torneo de la B.
Otra vez 18 equipos.

Hasta 1966 se mantuvo cierta regularidad aunque la cantidad de equipos fue variando.
En especial cuando se suspendieron los descensos (1963-66).
Los años anteriores, 1958-1962, se implementó los promedios, recuperados por Julio Grondona en 1983.
Desde 1967 hasta 1985 se disputaron dos torneos por año, Metropolitano (el tradicional torneo de Primera) y el Nacional (con equipos del interior y sin descensos), siempre en zonas, primero con dos y luego con cuatro.
En los primeros años también hubo torneos de Reclasificación para determinar los descensos.
Nunca los torneos fueron iguales.
Nunca se mezclaron para determinar los descensos.
Otra vez, entre 1973 y 1975 se suspendieron los descensos.

Con este panorama, la organización del Metropolitano de 1976 produjo una nueva injusticia.
Con 22 equipos, hubo dos zonas de 11 equipos.
Huracán arrasó en el grupo A, primero con 37 puntos, 10 más que River, primero en el B, y 12 más que Boca.
En la ronda por el título, empezaron todos de cero y el Xeneize salió campeón con tres puntos de ventaja sobre Huracán, que fue el equipo que más puntos sacó pero resultó subcampeón.
En la ronda descenso, el último fue San Telmo, que descendió tras jugar por única vez en Primera.

Con la creación de la B Nacional, a partir de la temporada 1986/87, otra vez se volvió a disputar un solo torneo de Primera División, ya acomodado al calendario europeo.
Otro ensayo hubo en la temporada 1988/89: los empates se definían por penales, como ahora la Copa Argentina.
El ganador sumaba un punto extra.
Fue campeón Independiente.

Para la temporada 1990/91, el reglamento estableció dos torneos, Apertura y Clausura, y un campeón, por la final entre ambos ganadores.
Pero cuando en diciembre del 90 Newell’s ganó el Apertura, dio la vuelta olímpica en la cancha de Ferro; lo mismo que Boca, tras ganar el Clausura 91.
Pero la final entre ambos la ganó el equipo rosarino.
Ahí todos advirtieron que sólo uno era el campeón.

Por eso se modificó el reglamento para la temporada siguiente.
Y en vez de ganador del Apertura y Clausura, la palabra fue campeón.
Otra vez dos campeones por temporada.
Las finales fueron para determinar el 1 y 2 de la Libertadores.
La regularidad se mantuvo hasta 2014, con el agregado de las Promociones por un tiempo que implicó hasta cuatro descensos.

Julio Grondona, ya veterano, cometió uno de sus últimos errores para tratar de conseguir más dinero de la televisión.
Propuso elevar la cantidad de equipos de Primera de 20 a 30.
Un disparate al que ningún dirigente se atrevió a cuestionar en ese momento.
Todos los dirigentes levantaron la mano.
No hubo reproches de ninguna naturaleza
', afirmó Grondona en abril de 2014.
Tras su muerte, en noviembre de 2014 el Comité Ejecutivo aprobó el deseo Don Julio, aunque algunos, entre ellos Boca y River, manifestaron su disconformidad.
A partir de 2015, entonces, hubo 30 equipos en Primera, con cuatro descensos y dos ascensos desde 2016/17 para llegar a 22 equipos la próxima temporada.

Si resultó sorpresivo, extraño e injusto que Tigre, descendido, se haya coronado campeón de la Copa de la Superliga.
En esta nueva temporada puede pasar cualquier cosa.
Al fin y al cabo, será un despropósito más en la historia.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original