Desde el 2016 WhatsApp integró el cifrado de extremo a extremo en sus conversaciones, asegurando la privacidad de sus usuarios. Sin embargo Forbes señala que Facebook podría terminar con la encriptación, accediendo a los chats privados.

Facebook, propietaria de WhatsApp, se encuentra trabajando en una herramienta para evadir la encriptación de extremo a extremo con el fin de analizar los contenidos que se comparten a través de la aplicación, especialmente aquellos que pueden infringir sus políticas y términos de uso.

WhatsApp se ha puesto más estricta últimamente con las fake news o spam que se difunde a través de su servicio de mensajería, llevando a bloqueos de cuentas.

Facebook apunta a una vigilancia masiva desde el dispositivo de sus usuarios con esta herramienta que, según Forbes,  usa un algoritmo especialmente diseñado para moderar y filtrar el contenido en todos los chats de WhatsApp.

El algoritmo sería integrado en el dispositivo del usuario de forma local, permitiendo la lectura de los mensajes antes de ser enviados, y también de los mensajes que se recibieron y han sido descifrados.

Es así como la encriptación de extremo a extremo se mantendrá para terceras personas y empresas, pero no ante Facebook y sus trabajadores, quienes podrán analizar las conversaciones de WhatsApp, afectando más de mil 500 millones de usuarios en todo el mundo.

El algoritmo, que opera de forma local, enviaría toda la información en tiempo real a un servicio en la nube, para escanear su contenido antes de enviarse o después de recibirse, verificando que cumpla las normas.

En caso de que se encuentre un mensaje dudoso, se tendrá que analizar a profundidad, pasando a los servidores centrales para tomar una decisión.

Facebook tendría acceso a todo el contenido enviado, aunque el usuario no esté de acuerdo, dejando de lado el beneficio que suponía la encriptación de los mensajes para mantener privadas las conversaciones entre emisor y receptor.

Forbes detalla que Facebook anunció desde mayo pasado, estar trabajando en una herramienta de este tipo, contradiciendo los últimos esfuerzos de la compañía por recuperar la confianza de sus usuarios en protección y privacidad.

Sobre todo, después de haber rechazado la propuesta del ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, de la creación de una puerta trasera para que el gobierno pudiera acceder a las comunicaciones encriptadas de servicios como WhatsApp o Telegram en la lucha contra el terrorismo.

La red social más popular del mundo se negó a dar declaraciones a Forbes, por lo que se desconoce la fecha de implementación y más detalles.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original