Hace algunos meses, en lo que es ahora un terreno baldío se erigían hileras de abetos. Solo algunos árboles siguen en pie. El resto ha desaparecido, talado para proteger el bosque. En Alemania se cortan árboles para que el bosque pueda resistir a las plagas y a la sequía.

Stephan Braun es guardabosques en el Stadtwald, el bosque que rodea la ciudad de Sinzig, de 17.000 habitantes, en Renania-Palatinado. Desde hace 32 años cuida las 900 hectáreas de bosque, y desde hace casi 30 libra una batalla que parece cada vez más difícil de ganar. “Hace 30 años teníamos aquí todavía un 17 por ciento de abetos”, explica. Hoy solo hay un siete por ciento. La causa principal son los escolitinos, coleópteros de la familia Curculionidae. Insectos muy pequeños, pero de enorme poder de destrucción. La otra causa: el calor inusual que afecta a Alemania.

Al observar de cerca los troncos de los abetos, Braun nos muestra las huellas de los escolitinos. Son pequeños agujeros de pocos milímetros, huecos excavados por los insectos para formar pasillos en los que depositan sus larvas. Miles de ellos puede destruir un árbol. “Pasan pocas semanas, y el árbol muere”, señala Braun. La corona se vuelve cada vez más delgada y la corteza se desprende. “Hace 20 años que luchamos contra esta plaga”, dice, “pero antes el problema era menor”. Normalmente, el árbol mismo puede defenderse de los parásitos, ya que el agua y la resina debajo de la corteza barren a los invasores. Pero si además de sufrir por la invasión de insectos, recibe poca agua, la cuestión empeora.

“Los últimos años fueron extraordinarios en ese sentido”, aclara el guardabosque, ya que, desde julio hasta octubre prácticamente no llovió. “Un abeto sobrevive solo de cuatro a seis semanas sin lluvias. Luego, es una víctima ideal para los insectos”, añade. Si los episodios de sequía, como los que están afectando desde hace algunos años a Alemania, continúan, eso podría significar la muerte de muchos más árboles en los bosques.

Alemania, debido a una plaga de insectos.' alt='Los árboles mueren en Sinzig, Alemania, debido a una plaga de insectos.' />

Los árboles mueren en Sinzig, Alemania, debido a una plaga de insectos.

Un problema global

También hoy es un día caluroso y seco. Con 42 grados, la temperatura de este jueves (25.07.2019) batió el récord de calor de todos los tiempos en Alemania. Los árboles nos brindan su sombra y el verano se hace más llevadero, pero en el bosque de Sinzig hay  cada vez menos árboles. Stephan Braun tuvo que ordenar la tala de dos hectáreas desde diciembre de 2018, y la superficie sin árboles es cada vez mayor. En los primeros siete meses de 2019 ya se talaron 10 hectáreas. Este problema afecta a los bosques de Alemania y de todo el centro de Europa. Según datos de Braun, ya hay 110.000 hectáreas de bosque destruidas por los escolitinos, entre 2018 y 2019, cerca de 70 millones de metros cúbicos de madera.

Para evitar que estos insectos se propaguen aún más, hay que cortar los árboles que todavía están sanos, directamente después de que sufran la primera plaga. “Pero para eso no tenemos recursos”, dice Braun. Transportar la madera de desecho le costaría a Alemania 2.100 millones de euros, dinero que muchos de los dueños de los bosques no poseen.

La corteza de un abeto afectado por los escolitinos.

La corteza de un abeto afectado por los escolitinos.

Las agujas de muchos pinos invadidos por los escolitinos se han teñido ya de rojo. “Esos no van a sobrevivir el invierno”, añade el guardabosques con tristeza. El mercado europeo está inundado de madera podrida. Por eso, las ganancias que deja un metro cúbico de madera se redujeron a menos de la mitad en un lapso de dos años. Luego habría que plantar nuevos árboles en lugar de los talados, pero eso costaría entre 5.000 y 10.000 euros por hectárea. “Los dueños de bosques tienen que pagar esos costos. Si bien la ciudad de Sinzig podría acarrear los gastos, algunos dueños privados no lograrían hacerlo. “No solo se trata del dinero, sino que es una cuestión de sentimientos”, aclara.

Ver el video 07:14

Compartir

Supervivencia para el bosque

Enviar Facebook Twitter google+ Whatsapp Tumblr Meneame Digg linkedin Sonico Newsvine

Enlace permanente https://p.dw.com/p/38rqP

Supervivencia para el bosque

Sin embargo, aún ve algo positivo: “Ahora intentaremos estabilizar más el bosque”, subraya, es decir, plantar más especies diferentes y crear un bosque más mixto. Pero los nuevos árboles no solo harán que los bosques se defiendan mejor del cambio climático, sino que también lo combatirán. Julia Klöckner, la ministra alemana de Agricultura, ya anunció una inversión de 500.000 de euros para un programa de reforestación. Los bosques son, después de todo, los pulmones de la Tierra y un factor clave en la protección del medio ambiente y del clima.

(cp/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

  • La compañía de energía RWE quiere talar el último 10% del bosque que queda en Hambach.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Industria del carbón o protección del clima

    La compañía de energía RWE quiere talar el último 10% del bosque que queda en Hambach. El 90% de este gran bosque ya ha sido destruido para la extracción de lignito. En dos años y medio, las excavaciones podrían haber llegado al borde del bosque. La lucha por el bosque restante es una batalla de intereses: la industria del carbón contra los protectores de la naturaleza.

  • Los taladores de RWE preparan el derribo de los árboles bajo una fuerte protección policial.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Protección policial para la tala del bosque

    A pesar de todas las apelaciones y las interpelaciones jurídicas en curso, el proveedor de energía RWE se apega a su plan de deforestación. El próximo 1° de octubre, la tala de los árboles podría comenzar. Los taladores de RWE preparan el derribo de los árboles bajo una fuerte protección policial.

  • Entre 100 y 200 personas viven actualmente en el bosque de Hambach.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Vida en un árbol

    Desde hace seis años viven jóvenes en el bosque de Hambach. Allí han surgido pequeñas aldeas con casas en los árboles. En las copas de los árboles hay puentes de cuerdas para los vecinos. Estos defensores del medioambiente buscan evitar la tala del bosque con su protesta. Entre 100 y 200 personas viven actualmente en el bosque de Hambach.

  • Clumsy vive en casa de un árbol en el bosque desde hace cinco años.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Resistencia, hasta el fin de la explotación de carbón

    Clumsy vive en una casa de árbol en el bosque desde hace cinco años. Para él, el cambio climático es la mayor amenaza para la humanidad. La extracción de carbón es, según él, ilegal. Con su protesta, quiere asumir la responsabilidad por las generaciones futuras, y considera que la suya es una lucha por los derechos humanos.

  • Actualmente, los habitantes del bosque reciben muchas visitas.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Visitas diarias

    Actualmente, los habitantes del bosque reciben muchas visitas. En la actualidad son varios cientos los ciudadanos que asisten al bosque los domingos. Se quieren informar sobre la importancia del bosque y expresar su simpatía y solidaridad.

  • El habitante del bosque más joven tiene casi un año de edad.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Apelan a detener la tala

    El habitante del bosque más joven tiene casi un año de edad. La intención de RWE de derribar el bosque ha indignado y movilizado a los oponentes del lignito. Ambientalistas, ciudadanos de pueblos vecinos, ONGs y políticos están exigiendo la moderación de RWE hasta fin de año. Hasta entonces, una comisión gubernamental presentaría un plan para abandonar la explotación de carbón.

  • Los domingos el pedagogo forestal Michael Zobel explica a los ciudadanos las ventajas del bosque de Hambacher.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Recorrido turístico

    Los domingos el pedagogo forestal Michael Zobel explica a los ciudadanos las ventajas del bosque de Hambach. En este bosque hay robles de más de 300 años. Sus habitantes, el murciélago de Bechstein, el pájaro carpintero de pico medio y el lirón están en peligro de extinción. La importancia del bosque es desconocida para muchos visitantes.

  • Durante una sesión de preguntas y respuestas, una habitante del bosque responde preguntas sobre la vida en el bosque.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Miedo al arresto y escalada de la confrontación

    Durante una sesión de preguntas y respuestas, una habitante del bosque responde preguntas sobre la vida en el bosque, la protesta y las reacciones de la Policía. También le preocupa el clima, las vidas de las generaciones futuras, y confiesa que “teme ser arrestada, solo por vivir en el bosque”.

  • La mayoría de los habitantes de los bosques son pacíficos.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    ¿Qué tan militante es la protesta?

    La policía aseguró en las últimas semanas que ha sido atacada con piedras por militantes con pasamontañas. Sin embargo, la mayoría de los habitantes del bosque son pacíficos. Al igual que estos dos jóvenes activistas con un extintor de incendios, considerados, en algunos casos, por la Policía como “supuestas bombas” que han sido explotadas, por precaución.

  • El Tribunal Administrativo Superior de Münster podría fallar hasta finales de septiembre a favor de detener la tala.

    Hambach: lucha por el bosque y el clima

    Situación legal no es definitiva

    Aunque RWE tiene un permiso para talar, la organización medioambiental BUND ha apelado contra esa decisión. Dirk Jansen, de BUND, explica la situación a los miembros de la Comisión del Carbón. Según Jansen, el Tribunal Administrativo Superior de Münster podría fallar hasta finales de septiembre a favor de detener la tala.

    Autor: Gero Rueter


DW recomienda

Fuente: DW >> lea el artículo original