Los gobiernos europeos se están moviendo con rapidez en las últimas horas para acordar un nombre que presentar como candidato o candidata a la sucesión de Christine Lagarde en la jefatura del Fondo Monetario Internacional (FMI) después de que la francesa haya sido elegida para dirigir el Banco Central Europeo, donde asumirá en septiembre.

La lista que hace una semana tenía más de una decena de nombres se habría quedado, según fuentes comunitarias contaron a Clarín, en cuatro nombres.
En las próximas semanas, siempre antes de agosto, debería haber un elegido.
Si no se logra por consenso de los 28 gobiernos del bloque se irá a una elección por votaciones del Ecofin (el órgano que reúne a los ministros de Finanzas) de la que saldría la elegida o el elegido.

Después de descartar a varios pesos pesados, como el gobernador del Bundesbank o el del Banco de Francia, los ministros de Finanzas de la UE –y hoy los del G7- tendrían sobre el papel cuatro nombres: el holandés Jeroen Dijsselbloem, el portugués Mario Centeno, el finlandés Olli Rehn y la española Nadia Calviño.

Mirá también
Mirá también

Desde el 12 de septiembre Christine Lagarde dejará de estar al frente del FMI

Dijsselbloem, que no tiene estudios de Economía sino de Agricultura y que fue ministro de Finanzas holandés, es un supuesto socialdemócrata –lleva años defendiendo políticas neoliberales- de 53 años responsable de algunas de las peores decisiones que tomó la Eurozona durante los peores años de la crisis.

El holandés Jeroen Dijsselbloem, fue ministro de Finanzas de su país y presidente del Eurogrupo.
/AFP

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Suyo fue el diseño del primer plan de rescate de Chipre. De tal calidad técnica que se decidió un viernes y el domingo tuvo que rehacerse antes de la apertura de los mercados.
Dijsselbloem tendría a su favor que su país no se llevó ningún alto cargo en el último reparto de sillones en las instituciones europeas y el respaldo alemán.

El segundo candidato del norte de Europa sería el finlandés Olli Rehn.
Ex futbolista profesional de 57 años, Rehn es el actual gobernador del Banco Central finlandés y fue comisario europeo de Asuntos Económicos entre 2009 y 2014.
Es fiel defensor de la teoría del ajuste expansivo (algo que no tiene evidencia empírica y que dice que un ajuste asegura una ganancia de confianza tal que la contracción económica que genera se compensa con un aumento de inversiones).

El finlandés Olli Rehn, ex comisario de Asuntos Económicos europeos, en una imagen de archivo.
/AFP

Rehn podría beneficiarse de que su país ostenta la presidencia semestral de la UE, pero tanto el finlandés como el holandés generan rechazo en el sur de Europa, donde defendieron siempre los ajustes más duros, incluso contra la opinión de economistas de prestigio y del propio FMI.

Dijsselbloem llegó a decir que el problema de los países del sur de Europa era que, en lugar de ahorrar, “se gastan la plata en tragos y mujeres”.
Rehn tendría posibilidades si los países del sur de Europa logran bloquear la candidatura de Dijsselbloem.

Mirá también
Mirá también

Christine Lagarde, una pionera en el mundo de las finanzas internacionales

El tercer nombre en la lista es el de la actual ministra de Economía española, Nadia Calviño (el gobierno español no ha hecho oficial su candidatura, cuyo nombre habría sido incluido en la lista por Francia, Alemania, Reino Unido e Italia).
De 50 años, Calviño llegó al gobierno español tras una larga carrera en la Comisión Europea donde llegó a ser directora general de Competencia y de Presupuestos, dos puestos claves en la arquitectura del Ejecutivo europeo.

LA ministra de Economía española, Nadia Calviño, es la única mujer en carrera para suceder a Christine Lagarde en el FMI./DPA

Economista solvente y con una profunda experiencia de gestión (en Bruselas manejaba a cientos de personas y un presupuesto mastodóntico de casi 150.000 euros anuales), Calviño tendría el problema de su poca experiencia política (menos de un año como ministra).
Calviño habla su español materno además de inglés, francés y alemán.

Mirá también
Mirá también

Los momentos de la relación de Christine Lagarde con Mauricio Macri y la Argentina

El cuarto nombre es el de Mario Centeno, presidente del Eurogrupo (el órgano que reúne a los ministros de Finanzas del euro) y actual ministro de Finanzas portugués.
Centeno, de 52 años, es el hombre que sacó a su país del rescate europeo con una política económica heterodoxa que, sin seguir las directrices de Bruselas, consiguió los objetivos fiscales que Lisboa había comprometido con la Comisión Europea.

El portugués Mario Centeno , presidente del Eurogrupo.
/BLOOMBERG

El portugués, políglota y economista de prestigio, dejaría la silla del Eurogrupo (muy cotizada en Bruselas y con influencia real porque puede marcar agenda y prioridades) a cambio de un puesto con más prestigio y visibilidad pero con menos influencia directa en el devenir de su país.
Afable, pedagogo y forjador de consensos, Centeno es capaz de usar a Mafalda para explicar a un periodista el poder de la información en la evolución de los mercados.
Y que se le entienda.

Fuentes diplomáticas explicaban este jueves por la mañana que España podría apoyar a Centeno a cambio de que Calviño fuera la sucesora del portugués al frente del Eurogrupo, otra institución que nunca tuvo una mujer al cargo.

En teoría el FMI podría ser dirigido por un ciudadano de cualquier país miembro del organismo, pero la tradición dice que el cargo lo ocupa un europeo a cambio de que los gobiernos europeos apoyen que un candidato estadounidense presida el Banco Mundial.

Bruselas, especial

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original