Mauricio Macri aprovechó ayer la cumbre de Presidentes del Mercosur en Santa Fe para hacer campaña en la región centro, una de las principales fortalezas electorales del oficialismo.
La Casa Rosada proyecta que la fórmula Macri-Miguel Ángel Pichetto se impondrá al menos por 20 puntos en Córdoba, por casi 10 en Entre Ríos y que habrá paridad en territorio santafesino.

El Presidente sostuvo ayer que 'en el pasado no hay ninguna solución' y llamó a 'transmitir' en las PASO del 11 de agosto la decisión de los argentinos de 'acelerar el proceso de recuperación del país'.
'Si queremos acelerar este principio de recuperación del país, transmitámosle al mundo con contundencia que no vamos a volver a atrás, y eso es el 11 de agosto en las PASO', advirtió Macri al cerrar un encuentro regional de Juntos por el Cambio en la ciudad de Santa Fe.

Macri se dirigió al Ateneo del Colegio de la Inmaculada Concepción, donde se montó uno de los característicos actos de campaña en 360 grados, después de encabezar en la misma ciudad la 54° Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur.
El lugar elegido para esta actividad proselitista fue el establecimiento educativo al que concurrió el canciller Jorge Faurie, oriundo de Santa Fe, y donde también impartió clases el papa Francisco.

En efecto, el canciller Jorge Faurie también se acercó a la institución para sumarse al acto, del que participaron además el candidato a vicepresidente Miguel Pichetto y el senador entrerriano Alfredo de Ángeli, entre otros dirigentes del oficialismo.

En su mensaje, Macri celebró que la cumbre del Mercosur se hubiera realizado en el interior del país, 'como corresponde, y no siempre todo en la Capital Federal'.
'Estoy más convencido que nunca que el camino que hemos tomado es el correcto, y ya empezamos a ver de vuelta la luz de hacia dónde queremos ir', advirtió.

Al respecto, el mandatario dijo que en Juntos por el Cambio están 'convencidos de que en el pasado no hay ninguna solución a nuestros problemas'.
Por eso, el Presidente pidió a sus seguidores 'salir a hablarle a cada amigo y compañero de trabajo y decirle que ahora viene la PASO'.

Por su parte, Pichetto señaló que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea 'es un tema de una trascendencia política impresionante', al advertir que 'por primera vez los productores agropecuarios de Argentina van a poder ingresar al mercado europeo, el 25 por ciento del PBI mundial'.

'Comparto la visión de la Argentina y el camino que inició Macri en términos de la integración en el mundo', añadió Pichetto.
Por último, el compañero de fórmula de Macri planteó que 'el desafío es el empleo y el trabajo, y la economía empezó a ordenarse, la estabilidad es un logro y empezamos de nuevo a crecer'.

Pichetto también advirtió que el kirchnerismo no se prepara para gobernar el país sino para 'ir a la guerra' en el Congreso y para tomar la provincia de Buenos Aires como 'bastión' de poder para la agrupación La Cámpora, y ratificó su convicción de que 'la primera vuelta con 45 puntos está resuelta'.

'La construcción del frente es ir por la provincia y consolidar ese espacio para La Cámpora, no es un proyecto de triunfo', declaró Pichetto ante una radio, y consideró que el kirchnerismo busca utilizar a Buenos Aires como 'bastión para desde allí plantear el futuro 2023 para la conducción de Máximo Kirchner'.
También aseguró que por la forma en que diagramó las listas de candidatos el frente que conduce la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner persigue 'un proceso de acumulación de poder en ambas cámaras'.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original