Cientos de miles de personas continúan en las calles de Hong Kong para protestar contra la polémica ley de extradición, cuya segunda lectura, que estaba prevista hoy, fue pospuesta hasta nuevo aviso ante las movilizaciones de rechazo.

En los alrededores de la sede del Consejo Legislativo, pese al blindaje policial, siguen concentrados miles de manifestantes, la mayoría jóvenes, que se congregaron para corear consignas contra el Gobierno hongkonés portando mascarillas para no ser reconocidos y protegerse del gas pimienta que ha lanzado la policía, método que ya usó en los disturbios aislados registrados el pasado domingo.

Fuente: EFE >> lea el artículo original