El aire es seco y el calor intenso en el pueblo de La Grecia, al noroeste de Nicaragua. La temperatura es un poco más fresca dentro de la modesta casa de ladrillo rojo, donde Blanca Landero Betarco muestra su pequeña cosecha de frijoles rojos.

La mujer de 60 años vive de la agricultura de subsistencia, al igual que lo hicieron sus padres, y anteriormente sus abuelos, cultivando frijoles, arroz, maíz y trigo. Pero en los últimos años el país ya no produce lo necesario para vivir.

'No sé cuántos años más podré sobrevivir en esta tierra, en estas condiciones, quién sabe, puede que acabe muriéndome de hambre”, lamenta Betarco en entrevista con DW. 'Eso es lo que esta tierra podría depararnos: la muerte”, anuncia.

Más sobre este tema: Las mujeres senegalesas desafían el cambio climático y a la migración laboral

La Grecia se encuentra en la región de Chinandega y forma parte del Corredor Seco Centroamericano, una franja de territorio que se extiende a lo largo de la costa del Pacífico de América Central, a través de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Cuando El Niño la azotó entre 2014 y 2016, la sequía causó enormes pérdidas de cosechas a lo largo de todo el Corredor Seco. Betarco y su familia lograron sobrevivir con el poco dinero que dos de sus cuatro hijos ganaron trabajando en una fábrica local, pero el hambre se convirtió en una realidad cotidiana.

Nicaragua: la vida rural bajo el signo del cambio climático (Manuel Esquivel Urbina)' alt='Nicaragua: la vida rural bajo el signo del cambio climático (Manuel Esquivel Urbina)' />

Hace diez años, llovía el doble de días al año que hoy.

'Perdimos todo durante esos años, toda nuestra cosecha de frijoles, arroz y maíz”, cuenta. 'A veces nos saltábamos una o dos comidas para que los alimentos duraran más. No sé cómo nos las arreglamos para sobrevivir”, explica. Para algunos, la vida en la aldea se volvió insostenible. 'Hubo quien murió de hambre y quien adelgazó mucho”, dice. 'Esos años fueron muy duros. Mucha gente tuvo que emigrar a Costa Rica, Panamá y España”, cuenta.

Migración nicaragüense

En 2016, según la ONG local, Centro Humboldt, en Nicaragua se perdieron el 90 por ciento de las cosechas de maíz y el 60 por ciento de las de frijol. Otra ONG, Germanwatch, mientras tanto, clasifica a Nicaragua entre los países más vulnerables al cambio climático. Las precipitaciones en el país más pobre de América Central son cada vez más irregulares.

'Las condiciones para la producción agrícola en el Corredor Seco ya no son adecuadas debido al cambio climático”, dice Víctor Campos, director del Centro Humboldt. 'Eso conduce a una escasez de alimentos, y si no hay otro tipo de ingresos disponibles para las familias, finalmente a la hambruna”.

Más sobre este tema'La tortura sicológica es difícil de sobrellevar'

Según ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, más de 55.500 personas han huido de Nicaragua hacia la vecina Costa Rica durante el último año. Los disturbios políticos son citados como la principal causa de la migración, pero el cambio climático es cada vez más reconocido por organizaciones internacionales como las Naciones Unidas como un factor de fuga en América Central.

La vida rural nicaragüense bajo el signo del cambio climático (Manuel Esquivel Urbina)

Blanca Landero Betarco ha tenido dificultades para mantener su ganado y sus cultivos debido a la escasez de agua potable.

Tania Guillén, científica nicaragüense del Centro de Servicios Climáticos de Alemania, también ve una relación entre la pérdida de cosechas de los pequeños agricultores y la migración. La crisis alimentaria podría ser 'un factor decisivo para que la gente se vea obligada a emigrar a otros países”.

Apoyo con transferencias bancarias extranjeras

El hijo de 25 años de Betarco, Norlan Alberto Martínez Silvia, también abandonó su casa debido a la prolongada sequía extrema. No veía futuro para sí mismo en Nicaragua. Ahora trabaja como guardia de seguridad en una escuela privada en Cartago, no lejos de San José, la capital de Costa Rica. Su turno de noche termina a las seis de la mañana. 'Vine a Costa Rica en busca de mejores condiciones económicas. Antes trabajaba con mi madre, pero eso no nos permitía ganar lo suficiente para alimentarnos bien”, cuenta. 

Ahora puede contribuir más a los ingresos de su familia. Su salario en la planta procesadora de alimentos era de unos 177 euros (200 dólares) al mes. En Costa Rica gana 532 euros (600 dólares) y envía la mitad a su madre. Para Betarco fue dura la marcha de su hijo, pero el dinero que le transfiere cada mes es esencial: 'me envía dinero para poder sobrevivir”.

Luchando por adaptarse

El Corredor Seco tocó fondo con El Niño, pero los años posteriores tampoco fueron fáciles. Las últimas investigaciones del Centro Humboldt indican que las temperaturas están aumentando y es probable que lleguen a niveles extremos con una frecuencia cada vez mayor.

Betarco puede confirmarlo. Sus dos últimas cosechas apenas han sido mejores que las de 2016. Teme que los daños ambientales puedan ser permanentes: 'Una vez tuvimos un gran y hermoso río en Chinandega. Pero hoy ya no hay río, sino más bien un charco”. Además, la escasez de agua potable le dificulta cada vez más el cuidado de sus animales.

Más sobre este temaLos Países Bajos revolucionan la agricultura

Nicaragua: la vida rural bajo el signo del cambio climático (Manuel Esquivel Urbina)' alt='Nicaragua: la vida rural bajo el signo del cambio climático (Manuel Esquivel Urbina)' />

El cultivo de frijoles, arroz, maíz y trigo se ha vuelto difícil de planificar debido a las frecuentes sequías e inundaciones.

A pesar de los ríos casi secos, las inundaciones son cada vez más frecuentes en todo el Corredor Seco. Hace diez años, llovía el doble de días al año que hoy. Pero el exceso de precipitaciones en un corto período de tiempo es un problema importante. En mayo de este año, por ejemplo, en tan solo cinco días llovió tanto como en todo un año. Como consecuencia, es muy probable que se pierda la primera cosecha del año, según los expertos de Centro Humboldt.

Esta incertidumbre es uno de los mayores desafíos para los pequeños agricultores como Betarco. No pueden planificar cuándo sembrar, ya que las plantas no pueden prosperar en suelos demasiado áridos o húmedos. 'El cambio climático ha afectado gravemente a nuestra producción. Hoy está lloviendo, pero mañana no. Y luego hace demasiado calor”.

Más sobre este tema: Los agricultores alemanes sienten el calor del cambio climático

Blanca Landero Betarco ha medido los niveles de lluvia todos los día desde 2016, mediante un pluviómetro, un instrumento que se emplea para la recogida y medición de las precipitaciones. Presta mucha atención al comienzo de la temporada de lluvias y mide el suelo para determinar cuándo será mejor realizar la siembra. Con ello cree estar mejor preparada contra la incertidumbre. Sin embargo, con el pronóstico de las condiciones para el próximo año, que no parece bueno, solo cabe esperar que la cosecha supere las expectativas: 'todavía tenemos que esperar y ver lo que nos depara este año”.

(ar/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

  • Geese walk across dry, cracked land next to a shallow river. A canoe is on the river and basic structures can be seen in the distance (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Una tierra seca

    Las marismas de Mesopotamia, ubicadas en el sur de Irak, son una zona húmeda única en un área desértica. Se nutren de las aguas del sistema fluvial del Tigris y el Éufrates. La falta de lluvia, los trastornos políticos y la construcción de embalses corriente arriba, en Turquía, en combinación, han provocado una situación altamente problemática.

  • A small herd of buffalo look for food in the dry grass surrounding a narrow and shallow strip of water. An empty canoe is lying in the stream (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Falta de comida

    Para los búfalos es difícil encontrar alimento en el paisaje seco de las marismas centrales, cerca de la ciudad Al-Chibayish. En verano, aquí las temperaturas pueden subir a más de 50 grados. El cambio climático le pasa la cuenta a la naturaleza. La sequía se intensifica, causando una creciente desertificación y reduciendo la fertilidad de los terrenos.

  • A canoe-shaped boat travels down a stretch of water. A man is standing at the end of the boat holding an oar, while a woman sits in the middle of the boat (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Mantener viva una cultura única

    Los Ma’dan son un grupo beduino que se compone de diferentes tribus. Desarrollaron una cultura única, que se basa en la diversidad de las marismas mesopotámicas donde habitan. Durante siglos la crianza de búfalos de agua y la pesca formaron la base de su subsistencia.

  • A woman pours a long, white stream a milk into a bucket (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    La base de la economía local

    En su casa, Umm Hassan hace crema de búfalo y la vende. La economía local se desarrolla en torno a la marisma. Normalmente los pastores distribuyen la leche en barcas, pero la falta de pastizales para los búfalos dificulta la producción de la leche.

  • A traditional canoe-like boat sits on the dry and cracked marshland (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Tierra envenenada

    Esta foto muestra una barca tradicional de los Ma’dan, varada en las marismas secas. Muchos piensan que en este lugar estaba el bíblico Jardín del Edén. Antaño las marismas cubrían más de 15.000 kilómetros cuadrados. Durante las revueltas chiitas de 1991 en Irak, el entonces presidente Saddam Hussein dragó y envenenó las marismas centrales. La gente se vio forzada a mudarse a las ciudades.

  • The corpose of a water buffalo lies on the dry earth of the marshes (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Una víctima de la sequía

    El cadáver de un búfalo de agua yace lejos del agua de las marismas (en la imagen). Desde el tiempo de la dinastía sumeria hubo búfalos de agua en las marismas mesopotámicas. Debido a los avances realizados por los sumerios en materia de agricultura, irrigación y domesticación de animales, hoy en día la Mesopotamia es considerada la cuna de la civilización.

  • Three children sort through their catch of fish on the banks of the marsh (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Una pesca mezquina

    Hiba, Zeinab y Hassan examinan su pesca. Debido al bajo nivel del agua, el tamaño y la cantidad de los peces dejan mucho que desear. Antes los Ma’dan usaban lanzas para la pesca; hoy día, muchos echan mano al uso ilegal de generadores eléctricos. Muchas especies de peces ya desaparecieron completamente de este ecosistema.

  • A boy stares at the camera and puts his hand on the back of a large, black water buffalo (photo: John Wreford)

    Irak: donde el agua solía fluir

    Ocupándose de la manada

    Un joven ma’dan se ocupa de la manada de búfalos de agua de su familia en las marismas de Hammar. Antes, la manada de su familia cotaba con 15 animales, pero a causa de malnutrición y enfermedades murieron varios de ellos. Normalmente los búfalos de agua salían al amanecer para pastar y regresaban al atardecer. Hoy día regresan ya a mediodía, todavía hambrientos.

    Autor: John Wreford


DW recomienda

Fuente: DW >> lea el artículo original