Muchas problemáticas sociales podrían reducirse si cambiáramos algunas conductas individuales.
Y las políticas públicas son una gran herramienta para esto

Todo el tiempo estamos tomando decisiones.
Algunas, como comer sano, hacer treinta minutos diarios de ejercicio físico, usar el cinturón de seguridad o no fumar parecieran ser elecciones puramente personales, que muchas veces nos cuestan.Pensamos que el perjudicado es solamente uno mismo.
Pero ¿es completamente así? En realidad, no.
Hoy sabemos que muchas de estas conductas, además, tienen un impacto en la comunidad en la que vivimos.
En consecuencia, muchas problemáticas sociales podrían reducirse si cambiáramos algunas conductas individuales.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original