Es una noche más. El reloj marca las tres de la mañana, cuando uno de los serenos del Monumental recorre el sector del estacionamiento como parte de su rutina nocturna. Está solo. A lo lejos, una imagen llama poderosamente su atención. Se esfuerza para adivinar qué es lo que tiene enfrente: la figura de una mujer que viste como novia se mueve entre los pocos autos. Aterrado, se acerca hacia ella. La imagen, apuntada por la linterna, ahora es más nítida. El pulso se acelera, están cara a cara. Finalmente, tembloroso, decide alejarse para dar aviso. Cuando regresa con empleados de seguridad, la novia ya había desaparecido. Nadie la vio salir... ni entrar.

***

El Monumental es uno de los estadios más emblemáticos de la Argentina. En los últimos años fue testigo de inmensas alegrías deportivas y es todo un símbolo de pertenencia para sus hinchas. Alrededor de 150.000 socios le dan vida en el día a día en las numerosas actividades que propone la institución. River es, además, uno de los dos equipos más convocantes del fútbol argentino y está entre los más poderosos del continente. Campeón vigente de la Copa Libertadores, carga con un pasado lleno de gloria, alegrías y, también, derrotas que marcaron su historia.

En los pasillos del club caminan miles de personas por día. Entre los empleados existe un tema tabú que está instalado, pero del que nadie quiere hablar. La existencia de presencias extrañas pasó de mito interno a una realidad que, de boca en boca, con experiencias oscuras, fue tomando fuerza.

¿Qué hay de cierto en las leyendas de los fantasmas que rondan por las instalaciones? Toda Pasión habló con distintos empleados, quienes -sólo de manera anónima- aceptaron contar situaciones paranormales que vivieron. La mayoría de ellas -no todas- suceden por las noches, cuando el club está deshabitado. Es creer o reventar.

'Cada noche, los serenos pasan por la que era la puerta número 12 y sienten que hay gente golpeando los portones, como intentando salir a la calle', cuenta una chica que está en el día a día del club y que pidió no revelar su identidad. 'Alrededor de ese sector hay una mayor carga espiritual', completa. El 23 de junio de 1968, 71 hinchas de Boca murieron en medio de una avalancha humana mientras que se retiraban del Monumental por la expuerta 12 -rebautizada con la letra L-. Están los que aseguran que los espíritus de las víctimas se quedaron atrapados ahí.

Este no es el único hecho sobrenatural. “Siempre recuerdo una historia que me tocó vivir después de un partido. Me mandaron a retirar a un hincha que se había quedado sentado en una de las tribunas. Al llegar no veía a nadie”, cuenta otro empleado del club. “Avisé por handy de la situación, pero me respondieron que por la cámara de seguridad todavía podían verlo y que estaba enfrente mío. Pensé que me estaban bromeando, pero no: yo no veía a esta figura... pero ahí estaba”, agrega.

Las historias de este tipo se multiplican. Muchos rincones del club tienen anclada alguna experiencia de este estilo. Por ejemplo, los vestuarios. “Caminaba con baja iluminación, la suficiente como para observar que todo estaba en orden, sin ningún tipo de anomalías', le cuenta uno de los cuidadores a Toda Pasión. 'De repente, comenzó a salir vapor en el fondo. Prendí las luces para tener mayor visibilidad -continúa- y vi que estaban todas las duchas abiertas. Sentí más asombro que de temor, ya que cuando ingresé estaban cerradas. No fui al único al que le pasó esto”, completa.

Las actividades paranormales se multiplican según el relato de los que habitan el club de Núñez a diario. Historias que van desde la puerta de emergencia de la platea San Martín cerrándose sola en un día sin viento hasta huellas de polvo de ladrillo en la Belgrano, que arrancan en el piso y continúan por las paredes.

Otro empleado del club, recuerda por lo bajo, pidiendo mantener el anonimato. Se remonta a una situación que vivió en el Natatorio. 'Mientras esperaba que se terminaran de cambiar los últimos socios, me dirigí al sector de baños y duchas para corroborar que no quedara ningún rezagado bañándose. Miré bien y no había nadie. Me di vuelta para regresar al sector de lockers y sentí inmediatamente unos pasos atrás míos... Giré la cabeza y vi a un hombre calvo, cubierto con una toalla, que se escabullía”, recuerda. “Yo ya había escuchado historias como esta. ¿Qué hice? Actué como si no estuviera: se fueron los socios, cerré y me fui”.

Muchos aseguran haber visto cómo se encendían solas las luces de la administración o figuras extrañas en en la zona del museo. Otros, en cambio, no vieron algo concreto aunque juran haber sentido presencias de espíritus. Otro trabajador del club tuvo una experiencia muy particular en el día de la final frustrada de la Libertadores, ante Boca: al igual que varios empleados, llegó temprano para cumplir con sus tareas. Para calmar tensiones se fue a caminar por la parte superior del estadio, donde se encuentran las torres de iluminación. Durante todo el paseo sintió que lo estaban siguiendo. 'Sentía pasos atrás míos, pero estaba absolutamente solo en un sector muy amplio. Es la sensación de que alguien te está mirando”, explicó.

No son tantos los que se animan a trabajar en el turno nocturno y , aquellos que lo hacen, buscan formas de distraerse para no dejarse llevar por los ruidos que perturban el ambiente. “Todo depende mucho de la persona. En mi caso, desde que dejé de tener miedo todo se volvió más esporádico”, resalta alguien que está ligado al club hace ya muchos años.

Consultados por Toda Pasión, dirigentes de mucho peso de River, dijeron no estar al tanto de estas situaciones y prefirieron no darle mayor trascendencia.

Nadie quiere estar solo en la cancha de River de noche. Sentís que hay cosas.

Viejas teorías indican que las cenizas de dirigentes, socios vitalicios o allegados a directivos solían ser esparcidas en el césped del Monumental en la década del 70. Leyendas, mitos, rumores, comentarios. Difíciles de comprobar, pero que forman parte del día a día del estadio Antonio Vespucio Liberti, que esconde sus secretos y forman parte de la rica historia del club.

Más sobre:river'Y va el tercero' ya llegó a Europa: un grande del continente se burló de Boca por la final perdida con River El insólito pedido de Argentino de Merlo para Marcelo Gallardo antes del cruce por Copa ArgentinaEl pase de Lucas Pratto a River, envuelto en un tironeo: qué reclaman desde Brasil ico-download-apps

Descargá la app de TN y mantenete informado

Fuente: TN >> lea el artículo original