El encargado de acabar con los ratones de la oficina de la primera ministra británica, el gato Larry, creó tremendo “problema de seguridad” cuando se refugió en los bajos de la limosina de Donald Trump durante su encuentro con Theresa May.

Una foto publicada a través de las redes sociales fue la encargada de mostrar el “problemón” que armó el gato conocido como “La Bestia” cuando se refugiaba de la lluvia. 

TE PUEDE INTERESAR:

¿Perro o estatua? El nuevo reto viral e insólito de redes sociales (VIDEO)

La limosina del presidente Trump se encontraba estacionada frente al número diez de Downing Street, la cual no podía salir del lugar, ya que el felino se negaba a salir de su escondite.  

'Enorme problema de seguridad cuando el gato Larry de Downing Street se refugió bajo la limusina de Donald Trump, 'La Bestia', y se negó a moverse', escribió el corresponsal de la NBC, Bill Neely. 

Hasta el momento no se sabe cuanto tiempo le tardó a la gente de seguridad de Donald Trump para mover al gato Larry, pero tal parece que no es la primera vez que este peludo amigo hace de las suyas, pues anteriormente ya había posado en unas fotos con el presidente y May.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original