Gracias a la venta del plástico, se pudo congelar el precio del equipo, que será destinado al servicio de cirugía cardiovascular del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata.

Los padres de cinco chicos con cardiopatías congénitas lograron juntar 13 toneladas de tapitas de plástico con cuya venta comprarán un respirador de alta complejidad para el servicio de cirugía cardiovascular del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original