Keanu Reeves ha protagonizado icónicas películas de acción, como la saga de Matrix, Point Break o Speed, que lo hacen un veterano súper experimentado en este genero.
Sin embargo, el entrenamiento para John Wick 3: Parabellum , la tercera entrega de esta franquicia que estrena el viernes, fue de una exigencia sin precedentes para él.

Reeves entrenó durante cinco meses previo al rodaje para poder cumplir con las complejas escenas de acción que caracteriza al director Chad Stahelski, quien antes de debutar como cineasta fue doble de acción de películas, entre ellas Matrix; ¡ya verán la escena que rinde tributo a esta película !

“El tiempo que le dediqué a la exigencia física, las artes marciales y el entrenamiento de armas simplemente me hizo mejor.
Fue un reto grande porque es Parabellum hay mucha más acción que en las películas previas”
, confiesa Reeves en un video del detrás de cámaras de la producción de este filme que retrata el proceso de duelo de un asesino profesional retirado que vuelve a “su profesión” después de que un mafioso mata al perro que le dio su difunta esposa.

LEE: 'JOHN WICK 3' ES MEJOR PELÍCULA QUE 'AVENGERS: ENDGAME'.

Publicidad

Halle Berry se integra a esta saga y también para ella, que también tiene su buen historial en películas de este género, el entrenamiento le resultó tan exigente que en algún momento sufrió una lesión que pensó la marginaría de la cinta.

Aprendí capoeria para 'Catwoman' y tuve mucho entrenamiento para X-Men y la película de James Bond”, reveló la actriz a Entertainment Weekly . “Pero esta película resultó a otro nivel.
Entrené por seis meses jiu-jitsu, aikido y otros tipos de artes marciales.
Me rompí tres costillas y ahí pensé que elegirían a alguien más, pero el director dijo que me esperarían”.

John Wick 3: Parabellum comienza justo después de los eventos de la segunda entrega: John Wick rompió el código al asesinar a un colega dentro del hotel Continental, una zona de no agresión entre los sicarios, y en consecuencia hay una recompensa de 14 millones por su cabeza.


Fuente: Life and Style >> lea el artículo original