Tras la matanza de Christchurch, en Nueva Zelanda, se esperaba una medida de Facebook'>Facebook para evitar la transmisión en vivo por la red social. Hoy la compañía de Mark Zuckerberg anunció que actualizó sus políticas de seguridad y comenzó a restringir la capacidad de los usuarios para emitir contenido en directo a través de Facebook Live después de recibir la primera sanción. También anunció la inversión en investigaciones para detectar la redifusión de videos prohibidos.

Leé tambiénCríticas a Facebook por la transmisión en vivo de la masacre de Nueva Zelanda

¿Qué significa esto? Que ahora, un usuario que emita un contenido inadecuado -como el de Brenton Tarrant en Nueva Zelanda o pornografía infantil, por citar dos ejemplos- será sancionado y no podrá volver a compartir videos en vivo por un lapso de 30 días. Parece poco, pero es un primer paso.

Anteriormente la red social aplicaba una política mediante la cual eliminaba los contenidos inadecuados después del primer aviso, pero que no retiraba el permiso para emitir en directo por Facebook Live hasta recibir una nueva sanción, que podía conllevar también la suspensión de la cuenta.

Ahora, Facebook endureció sus políticas de contenido: tras recibir una primera sanción por contenido inadecuado, el usuario no podrá emitir en directo por Facebook Live durante un periodo de 30 días. Esto afecta a las políticas más sensibles, con contenidos de terrorismo o abusos a niños.

La red social además planea extender estas restricciones a otras acciones después de la primera sanción, como la retirada también de la posibilidad de publicar anuncios.

Asimismo, ante la dificultad para eliminar de Facebook los distintas versiones editadas del video de los tiroteos de Christchurch, la red social invirtió en el desarrollo de nuevas herramientas para advertir esto contenidos, tanto en forma de imágenes como de video y audio.

Este proyecto, desarrollado mediante investigaciones junto con las universidades de Cornell y Berkeley (Estados Unidos), tiene como objetivo distinguir entre las personas que solamente comparten el video y aquellas que lo editan y manipulan voluntariamente para difundirlo escapando a los mecanismos de detección de la plataforma.

Más sobre:Masacre en Nueva ZelandaTras la masacre, Nueva Zelanda prohíbe fusiles de asalto y las armas semiautomáticasImputaron con 50 cargos de asesinato al autor del atentado supremacista de Nueva ZelandaJacinda Ardern, la primera ministra que se enfrentó al horror y sorprendió al mundo

Fuente: TN >> lea el artículo original