El Gobierno nacional sintió el golpe de la decisión de la Corte Suprema que posterga el inicio del primer juicio oral contra Cristina Kirchner y que pensaba exprimir al máximo en plena campaña. Las reacciones no se hicieron esperar y desde la Casa Rosada calificaron desde 'extraña' hasta 'una vergüenza' la resolución de los magistrados, al tiempo que se hizo una presentación para que el proceso comience con copias del expediente.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, consideró 'inusual' y 'político' el pedido de la Corte, que el martes solicitó el expediente de la causa 'Vialidad' que investiga la obra pública durante el gobierno kirchnerista. 'La verdad que es un fallo muy inusual con un condimento político muy grande, preocupa. Esto lo que hace es impedir la realización de un juicio oral', declaró en radio Mitre.

El funcionario agregó que el hecho de que 'la Corte tome una decisión así, que en principio parece impedir la realización de un juicio oral a una semana de ser realizado, es una decisión extraña, por lo menos'. 'Pareciera que la Corte lo que no quiere es que se realice', disparó.

'La revisión de la Corte o de las Cámaras son después de hecho el juicio y dictada la sentencia, en ningún lugar del mundo se producen antes de la decisión de los casos, eso también es muy peculiar de nuestro sistema que ha servido para generar impunidad o demoras de entre 10 y 13 años', completó Garavano.

La Corte Suprema posterga el inicio del primer juicio oral a Cristina

Muy activa también estuvo Laura Alonso, la titular de la Oficina Anticorrupción que según ella misma admitió sólo se encarga de impulsar causas contra ex funcionarios. La ex diputada calificó como 'escandalosa' y 'una vergüenza' la resolución de la Corte y apuró una presentación para que el juicio se haga con copias del expediente.

'El fallo de la Corte es escandaloso e inédito. Busca claramente dilatar el inicio del juicio. Es una decisión a favor de la impunidad de Cristina Kirchner', le dijo a Télam. 'Es una vergüenza republicana', agregó Alonso, que también habló de una operación de Alberto Fernández para que la Corte beneficie a la ex presidenta. 'Hay una clara mayoría politizada en la Corte y es lamentable', se quejó.

Muy activa, Alonso mandó a presentar a primera hora de este miércoles un escrito ante el Tribunal Oral Federal N°2 reclamando que no se suspenda el inicio del juicio y sugirió que se inicie con copias del expediente, ya que el original debe ser remitido a la Corte para su análisis. Sería una medida inédita en la justicia argentina.

La remisión a la Corte de la causa no debería comprometer el trámite de la misma 'teniendo en cuenta que el escollo puede ser fácilmente superado a partir de que la causa principal se encuentra escaneada íntegramente', sugiere la OA en su escrito, donde la presión a los jueces del TOF Nº2 es directa.

En la Corte estaban al tanto de la desesperación del Gobierno por lograr en plena campaña la foto de Cristina sentada en el banquillo de los acusados junto a Lázaro Báez y Julio De Vido, entre otros. 'Si querían show, bueno no van a tener show', afirmó a LPO una fuente del máximo tribunal y recordó que 'en las causas contra De la Rúa y Menem, la Corte tuvo que anular sentencias por nulidades de procedimientos, ahora preferimos ver antes si hay problemas y pedir -si existen- que se solucionen'.


Fuente: LPO >> lea el artículo original