Encontrar trabajo no es tarea fácil.
Y parece que cuanto más cerca está, más difícil se pone. Si ya has echado el currículum, te has presentado y afortunadamente te han llamado para realizar una entrevista con el técnico de Recursos Humanos, queda lo más importante: pasar la entrevista.
Un proceso en el que los nervios afloran y debes dar lo mejor de ti para que la empresa tenga sienta la necesidad de contratarte.

En el mundo de las entrevistas de trabajo hay preguntas de todo tipo.
La clásica definición de fortalezas y debilidades del futuro empleado ya no es suficiente.
Hay compañías que realizan las llamadas 'entrevistas de estrés' para poner contra las cuerdas a los candidatos, en las cuales puede haber hasta descalificaciones personales por parte de tu interlocutor para sabe cómo reaccionarías ante hipotéticos clientes abusivos. Pero si hay una cuestión clave que seguramente te formulen es la siguiente: '¿Cuál fue la situaión más difícil con la que has tenido que lidiar en tu último empleo y cómo la afrontaste?'

No dudes en pedir aclaraciones sobre cualquier pregunta para poder enfocar la respuesta a riesgo de no entender lo que te piden

Greg Giangrande es uno de los mayores expertos en materia de Recursos Humanos y captación de talento.
En una conversación con 'The New York Post' resolvió que la mejor manera de responder a esta pregunta es la siguiente: 'Esta pregunta que te acaban de hacer es una de las situaciones más difíciles con las que has tenido que lidiar en un entorno laboral'.

'Por norma general, cada vez que un entrevistador formula una pregunta no hay que responderla de forma literal', asegura.
'¿Cuál es tu película o canción favorita de todos los tiempos? ¿En serio? Deberías simplemente decir la verdad: es imposible calificar una situación como 'la más complicada' que has tenido en un empleo, pero seguramente puedas describir una de ellas y explicar cómo conseguiste salir de ella y afrontarla'.

En este sentido, a ellos no les importa conocer de forma pormenorizada cuál fue el problema que te resultó más complejo de resolver, sino con qué herramientas cuentas para abordar una situación concreta que se vuelve complicada.
'El entrevistador quiere conocer cómo procesaste tus pensamientos en ese momento, las acciones que llevaste a cabo, cómo fue tu relación con los otros, cómo superaste un desafío con éxito y cómo lidiaste con el conflicto', expresa Giangrande.

No hables de tu vida privada, ya que no estás yendo al psicólogo, sino a que te den un trabajo

'Además de todo esto, no dudes en pedir aclaraciones sobrer cualquier pregunta que te hagan para poder enfocar la respuesta, pero sobre todo no te sientas obligado a la hora de calificar cuál fue la mejor o peor experiencia que tuviste en un entorno laboral', aconseja el experto.

Más errores comunes

Otro de los puntos débiles de todo candidato es explicar por qué te despidieron de tu anterior empleo.
Muchos expertos, como Jonathan Soormaghen, fundador del sitio web 'Resume Advisor' dedicado al asesoramiento para encontrar un empleo, recomienda no mencionar esta razón si no es estrictamente necesario o si no te lo preguntan.
De ningún modo tampoco puedes 'echar balones fuera' y culpar a terceras personas de tu despido. Intenta omitir los detalles que te llevaron a tomar la decisión.
Estos pueden ser un mal jefe, un ambiente laboral tóxico o que simplemente descubriste que no era lo tuyo y que la actividad a realizar no te gustaba tanto como esperabas.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es no detallar tus problemas personales más allá de lo necesario: una separación, problemas económicos o la muerte de un familiar no le interesan a tu entrevistador. Este tipo de confesiones te pasarán factura, ya que no estás yendo al psicólogo, sino a que te den un trabajo.
Y que sienta lástima no servirá de nada para que encajes dento de su perfil, al contrario, pensará que no eres una persona muy equilibrada o que no sabes manejar las situaciones.
Recuerda que hay que ser sincero, pero también actuar con inteligencia y no exponerse en un escenario del que de ningún modo vas a poder salir bien parado.