Pasaron cinco meses de la final de la Copa Libertadores frente a Boca en Madrid, pero los simpatizantes de River no olvidan cada instante de aquella jornada gloriosa.
Para que el archivo audiovisual no sera el único recurso para recordar, Marcelo Gallardo y algunos de los jugadores se encargan de mantener vivas algunas postales que remiten a ese día.

Así lo hizo Lucas Pratto el viernes.
Tras convertir su gol, el cuarto en la goleada 6 a 0 sobre Aldosivi que catapultó a River a los cuartos de final de la Copa Superliga, el delantero se cruzó de brazos para celebrar.
Tal como lo había hecho en el Santiago Bernabéu.

x

“Haber convertido es bueno y el festejo fue para la gente, a la que le hace bien recordar la final.
Por eso lo hice”, explicó el atacante formado en las divisiones inferiores de Defensores de Cambaceres, que así llegó a su 18° grito con la casaca millonaria.

x

Pratto también se mostró satisfecho con la efectividad que él y sus compañeros demostraron en el encuentro del viernes.
“Veníamos generando muchas situaciones en los partidos anteriores, más allá de que habíamos ganado algunos por una diferencia de un gol.
En algunos, entre 10 y 15 situaciones.
Sabíamos que si estábamos finos, podíamos hacer una diferencia muy buena y lo logramos”, sostuvo.

Mirá también
Mirá también

Rodolfo D'Onofrio consideró “inviable” construir un nuevo estadio o remodelar el Monumental

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Pese a haber liquidado el partido con el tercer gol, convertido por el uruguayo Nicolás De la Cruz a los 7 minutos del segundo tiempo, el equipo de Gallardo nunca levantó el pie del acelerador y estiró la cuenta hasta seis, algo que a veces critican los defensores de ciertos códigos futboleros no escritos, que ven en ello una falta de respeto al rival.

Sin embargo Pratto consideró que la lectura debía ser la contraria.
“Una de las cosas que nos dice Marcelo es que tenemos que intentar hacer goles siempre para demostrar respeto a los rivales.
En ningún momento cargamos ni canchereamos y eso es una forma de respetarlos”, afirmó el ex jugador de San Pablo, Atlético Mineiro y Vélez, entre otros clubes.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original