El detenido empresario Mariano Martínez Rojas aseguró que funcionarios cercanos a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, lo extorsionaron para que declare como arrepentido contra Cristina Kirchner y la señale como jefa de una asociación ilícita, a cambio de quedar en libertad.

En una entrevista que brindó desde el penal de Ezeiza, donde está detenido, Martínez Rojas contó que cuando estaba prófugo en Estados Unidos habría alcanzado un 'arreglo' con un agente de la Agencia Federal de Inteligencia, que identificó como Julio César Posse, para retornar al país y aportar información sobre distintas causas vinculadas a operaciones suyas.

Sin embargo, explicó a Radio La 990 que cuando llegó a Argentina le cambiaron las 'condiciones' y le exigieron 'a cambio de la libertad y seguir con la vida normal' apuntar contra la ex presidenta con 'informaciones falsas'.
'Directamente la orden venía del lado de Patricia Bullrich', aseguró.

'Cuando llegué acá ya estaba todo guionado, no se respetó ningún acuerdo, no se respetó la palabra ni del juez ni del fiscal.
Me dejaron detenido.
Tenía que seguir una parodia con información que ellos me iban a ir dando', relató Martínez Rojas que se quejó porque según dijo es 'el único argentino con un acuerdo (de protección de testigos) firmado y homologado que está detenido'.

Martínez Rojas contó que cuando llegó al aeropuerto montaron 'un show' con '10 autos y 20 motos', después lo llevaron a tribunales para firmar el acuerdo y más tarde lo trasladaron a un hotel para pasar la noche.
'Al día siguiente me llevan a Gendarmería y me alojan en una celda.
Viene el director del programa (de protección de testigos), el señor Francisco Lagos del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich y me dice 'te voy a explicar cómo es esto.
¿Te gustó el hotel? Si querés volver al hotel, el lunes vas a tener que empezar a hablar en tribunales y a colaborar con nosotros.
Queremos cabezas de arriba'', contó.

Me pidieron involucrar a Cristina como jefa de la asociación ilícita de todas las operaciones.
La orden directamente venía del lado de Patricia Bullrich

'Para volver al hotel, tenía que involucrar a Cristina Kirchner como jefa de la asociación ilícita de todas las operaciones que bajaban como como acusaciones mías', denunció el empresario, que también aseguró que le pidieron señalar a los ex funcionarios Ricardo Echegaray, Guillermo Moreno, Juan Manuel Abal Medina y el empresario Jorge Brito, entre otros.

Agregó que también lo extorsionaron para que involucre al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, aunque meses más tarde le avisaron que se desactivaba esa operación.
Y también

contó que cuando fue a declarar como testigo en la causa de los cuadernos, en la fiscalía de Carlos Stornelli le pidieron que involucrara a Sergio Szpolski.

Martínez adelantó que declarará ante el juez federal Alejo Ramos Padilla 'con lujo de detalles y nombres de todos los involucrados' sobre la supuesta extorsión en su contra.
El detenido empresario dijo que en una situación similar a la suya está el narco Ibar Esteban Pérez Corradi, condenado por el triple crimen, quien supuestamente también acudirá a la Justicia para denunciar que 'a pedido de Patricia Bullrich', fue obligado a declarar falsamente contra personas que 'hoy están todas presas'.


Fuente: Diario Jornada >> lea el artículo original