El vértigo o los trastornos vertiginosos son una condición humana. Este síntoma tiene como principal característica producir en la persona la sensación de estar dando giros. Como si las cosas se movieran alrededor de la persona. Sin embargo, esta sensación es más común de lo que pensamos.

“Entre 10% a 15% de la población mundial tendrá algún tipo de episodio de vértigo en su vida, según la Organización Mundial de la Salud”, dijo a RPP Noticias, el médico otorrinolaringólogo del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN), Gianfranco Bedriñana Arrunátegui.

El experto señala que a partir de este porcentaje se deduce que una de cada cuatro personas en el mundo tendrá algún nivel de vértigo a lo largo de su existencia.  Esto es grave, agregó el neurólogo Bedriñana Arrunátegui, porque este tipo de desequilibros producen caídas. En caso de los adultos mayores este tipo de sucesos pueden originar la rotura de caderas o traumatismos encefalocraneanos.

El vértigo siempre es acompañado por mareos y la sensación de desequilibro. | Fuente: Getty Images.| Fotógrafo: klebercordeiro

El vértigo es ignorado por la sociedad

Los trastornos vertiginosos no tienen síntomas concretos como una gripe o una alergia y ese hecho ocasiona que la población sea indiferente a este mal. “La sociedad no los entiende (a las personas con vértigo). El vértigo no tiene herida visible. Es subjetivo. El paciente lo siente, pero los demás no”, aseveró Bedriñana.

Esta indiferencia ocasiona que no se atienda al vértigo correctamente. La falta de información origina que la gente explique su aparición solo por una subida repentina de colesterol en la sangre, conocida como hipercolesterolemia. Sin embargo, esta solo es una de sus causas menores.

El vértigo generalmente aparece, sostuvo Gianfranco Bedriñana, por problemas del oído interno, por trastornos neurológicos o también por problemas a la salud mental como la ansiedad, depresión, fobias o temores.

Noticia relacionada

Golpe de calor: Así puedes evitar el riesgo en la salud de las altas temperaturas

Fuente: RPP >> lea el artículo original