'The Ramones'>Ramones, uno de los grupos más significativos del surgimiento del punk en los Estados Unidos, visitará próximamente la Argentina y realizará un show en Buenos Aires, en el estadio de Obras Sanitarias', así anunció la revista Pelo su llegada en 1987. Un texto corto, acompañado por una de las características fotos del grupo. 'La banda, que cuenta con una historia de diez años, en carrera desde que en 1976 debutara discográficamente, se mantuvo fuera de circuito durante un par de años para regresar con una gira por los Estados Unidos y Gran Bretaña con un nuevo disco Animal Boy, editado durante el año pasado', completó el anuncio.

La banda nació en Forest Hills, en el distrito de Queens (Nueva York), en 1974. La primera formación fue con el cantante Joey Ramone, el bajista Dee Dee Ramone, el guitarrista Johnny Ramone, y el baterista Tommy Ramone. Todos adoptaron el mismo apellido -que le dio nombre a la banda- que nació del pseudónimo que usaba Paul McCartney (Paul Ramone) cuando se registraba en hoteles u otros lugares para no llamar la atención.

Junto a los Sex Pistols y The Clash (los dos grupos ingleses) fueron las bandas centrales del movimiento punk. Sus canciones se caracterizaron por un estilo ligero, callejero, con pocos arreglos, y de corta duración. Esto, en contrapartida al rock sinfónico que dominaba la escena a mediados de los '70, con sus canciones cargadas de arreglos y virtuosismo. El 23 de abril de 1976, salió el primer disco del grupo, homónimo, que desde su tapa (con los cuatro integrantes luciendo camperas de cuero, zapatillas, y jeans rotos) más su propuesta musical, llamaron la atención de un público joven que pedía un cambio. 'Blitzkrieg Bop', 'Beat on the Brat', 'I Wanna Be Your Boyfriend', 'I Don't Wanna Go Down to the Basement', fueron algunos de aquellos primeros himnos.

'Nosotros hacemos otra cosa, una vuelta a la simplicidad. Un buen espectáculo para divertir. Los primeros años de la década del '60 son parte de nuestra vida. No componemos nada más que lo que nos gusta. Nos vienen a ver para evadirse de la vida, para divertirse, para pasar el rato y olvidar sus problemas, para consumir energía, para pasarla bien, nada más y nada menos', describió Johnny Ramone, en una entrevista publicada en la revista Pelo en 1977.

Con los años llegarían importantes discos como Rocket to Russia (1977), Road to Ruin (1978), End of the Century (1980) y Pleasant Dreams (1981). Algunos jóvenes argentinos, pioneros del punk local, se interesaron -a fines de los '70- de la propuesta de la banda. De alguna forma, consiguieron aquellos primeros discos y soñaron con la idea de formar una banda.

Leé tambiénMarky: 'Con The Ramones éramos muy unidos'

Su llegada a la Argentina

'Me enteré escuchando la Rock&Pop, allá por enero de 1987. Me quedé estupefacto. Yo les había perdido un poco el rastro. Los había escuchado a fines de los '70. No estaba muy al tanto de su carrera, pero la banda estaba tomando importancia en los chicos más jóvenes', le contó a La Viola, Pil Trafa, cantante de Los Violadores. También recordó una curiosa anécdota: 'Nos habían invitado para tocar junto a ellos en Obras, pero justo estábamos con una campaña de prensa en Perú. No pudimos. No tocó ninguna banda como soporte. Sí lo hicimos en la visita de 1991'.

El cantante contó que por aquellos días, Los Violadores eran los únicos que tocaban punk en la Argentina. 'Éramos los que salíamos de gira, que grabábamos y que sonábamos en las radios. Habían algunas bandas postpunk. Con el tiempo aparecieron otros grupos que se dedicaron a este estilo'.

'La llegada de los Ramones fue todo una rareza. Habían pasado 10 años de la explosión punk. Fue tenerlos a destiempo, pero llamó la atención de otras tribus de ese entonces, darks, heavies, new wave. Por eso el show en Obras de 1987 fue distinto al resto de sus recitales en el país, el público estaba lleno de curiosos. Inmediatamente después de ese primer show nacieron nuevas propuestas como Attaque 77, Doble Fuerza y 2 Minutos. Otras ya venían armándose como Mal Momento, Massacre o Flema. Los Violadores, la banda más famosa de punk por ese entonces, ya pertenecían al mainstream de rock nacional', describió a La Viola Gerardo Barberan Aquino, autor del libro Ramones en Argentina.

El autor también contó cómo fue la estadía de los músicos. 'Dee Dee Ramone venía con muchos problemas con las drogas, a tal punto que tuvo una reunión con Narcóticos Anónimos durante su estadía en Buenos Aires. Básicamente se pasó todo el tiempo encerrado en la habitación del hotel, donde lo podían tener vigilado. No era el único que sufría adicciones, Joey también había entrado en una etapa alcohólica difícil. Musicalmente venían a presentar uno de sus discos más duros, Animal Boy, donde la banda ya había abandonado el punk pegajoso de 'Sheena is a Punk Rocker' o 'Rockaway Beach', esto ya estaba más tirando para el hardcore'.

El grupo se bajó del avión y fue derecho al hotel. También sus integrantes brindaron una conferencia de prensa. 'En esa época trabajaba en la revista Rock&pop y le pedí a Daniel Grinbank, quien trajo al grupo, una nota con ellos. Como respuesta, me ofreció ser su road manager, acompañar a los integrantes. Lo primero que hice fue complacerles su pedido de comer hamburguesas', recordó el periodista Sergio Marchi. También destacó que Dee Dee estaba preocupado por la reacción del público: 'Me dijo que no le gustaba que lo escupieran, algo que no fue tarea fácil'.

La primera gran noche con el público argentino

Desde muy temprano, los fans y curiosos llegaron a Obras. No se querían perder ningún detalle. Una noche calurosa, pegajosa, pero emotiva. El público quería escuchar aquellos himnos. 'Ese setlist de 1987 tuvo todos los éxitos de sus primeros discos, un puñado de los álbumes que salieron a principios de los '80, más varios temas de Animal Boy, el disco que estaban presentando y que jamás volverían a tocar en vivo; por ejemplo, 'Crummy Stuff' o 'Freak of Nature'', describió Barberan Aquino.

'Ver a los Ramones a finales de los años '70 en algún oscuro club americano hubiera sido seguramente algo más que interesante. Verlos a fin de los '80, en el estadio de Obras, era sin duda lo único que había para hacer un caluroso miércoles de febrero en Buenos Aires', destacó un extracto de la cobertura de Pelo. 'Fue un show muy violento. La gente estaba muy sacada. Desde el camarín no nos dimos cuenta cuál fue el motivo que detonó tal violencia', se preguntó Marchi.

Varios músicos locales fueron a ver el show. No se quisieron perder la oportunidad de ver en acción a la legendaria banda punk. 'Luca Prodan estuvo en el estadio, escondido en el fondo de Obras, tratando de pasar desapercibido aunque no pudo, ya era un músico famoso. Él mismo contó la experiencia en una de las últimas entrevistas que le hicieron', relató el autor del libro Ramones en Argentina . También hay una historia en torno a Charly García. 'Se convirtió en un mito urbano, que fue al recital y que los punks le pegaron y lo echaron a patadas. Pero nadie lo pudo confirmar', sentenció Barberan Aquino.

Aquella primera visita, en 1987, fue fundamental para la relación con sus fans. Forjó una relación muy estrecha que se mantuvo a lo largo del tiempo.'El grupo encontró en Buenos Aires el éxito que se les negaba en los Estados Unidos. El ejemplo gráfico de eso fue ese River lleno, algo sin precedentes en la historia de la banda, al convocar a 45 mil personas en un show propio. Como dijo Iggy Pop, '45 mil clones de Ramones adolescentes en un estadio'. Ese fue el pico de la relación entre Ramones y el público argentino', concluyó el autor.

Más sobre:RamonesFeria del Libro 2019: mucho rock para leer y escucharEncontraron un video inédito de los Ramones de hace 40 añosRamones, los secretos de la imagen que encendió la leyenda

Fuente: TN >> lea el artículo original