Cristina Kirchner, Elecciones 2019, Inflación, María Eugenia Vidal, Mauricio Macri, Roberto Lavagna'>

La prestigiosa encuestadora Isonomía causó un revuelo tremendo en Semana Santa con un sondeo que se filtró a los medios con un resultado que puso en vilo a los mercados: el presidente Mauricio Macri perdería hoy un ballotage contra Cristina Kirchner por casi diez puntos, según esa encuesta, que habría sido realizada para un fondo inversor de Wall Street.

Desde entonces, el dólar avanzó 10% y el riesgo país llegó a superar los mil puntos.
Y con cada ratificación de que el Gobierno de Cambiemos no tendría Plan V —por la popular gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal como candidata alternativa— el dólar se empinaba más, y los bonos y las acciones buscaban nuevos pisos.

Los inversores estiman que el riesgo de default, en caso de que la ex Presidenta vuelva al poder, es altísimo.
Y ya se sabe: los capitales financieros no son 'valientes' y huyen ante el riesgo.

Ahora una flamante encuesta de Opinaia, la encuestadora que mejor acertó el resultado en la elección bonaerense de 2017, tiene valores menos alarmantes para el Gobierno para un eventual ballotage: la ex Presidenta solo aventajaría a Macri por apenas un punto y, similar al resultado de Isonomía, cuenta 23% de indecisos: empate técnico.
Macri todavía está lejos de darse por derrotado por Cristina Kirchner.

Y es muy difícil 'proyectar' a esos indecisos, o sea: repartirlos proporcionalmente.
La norma indica que es la hipótesis más razonable, y el 'empate' de 39% para Kirchner contra 38% de Macri daría casi 50/50.
Una hipótesis más probable es que cierta 'bronca' contra la mala performance económica del Gobierno de Cambiemos y la pérdida de credibilidad del presidente Macri lleva a muchos potenciales votantes de Macri en una segunda vuelta contra Kirchner a negar su voto a favor del oficialismo.

Los recientes focus groups del gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba habrían indicado que el disgusto de muchos ex votantes de Cambiemos sería tal que Cristina podría ganar si la economía no frena su caída a tiempo.
También en la encuesta de Isonomía, esos nueve puntos a favor de Kirchner sonaban a un abismo irremontable para una reelección de Macri, a menos que baje rotundamente la inflación y empiece a crecer la economía, lo que a esta altura no suena muy probable.
Isonomía parecía estar confirmando los resultados de los focus groups secretos del ecuatoriano que llevaron al Gobierno a lanzar un plan paliativo de Precios Esenciales y frenar las subas de tarifas hasta las elecciones.
Quizás por eso se desató el pánico en los mercados.

Pero el sondeo de Opinaia, encuestadora fundada por Valentín Nabel y que se caracteriza por encuestar solo en línea, al lado de la buena nueva sobre las chances intactas de Macri para la segunda vuelta, trae una mala noticia de la primera vuelta para el Presidente.
Los analistas están demasiado concentrados en sus apuestas a un casi seguro ballotage.
Sin embargo, la primera vuelta no solo es clave para conocer a los dos contendientes que se medirán en el 'run off', sino para distribuir las bancas de diputados y senadores en el Congreso: la primera vuelta determina en gran medida qué gobernabilidad tendrá el próximo mandatario.
Y hoy Cambiemos estaría obteniendo cerca de 25%, contra 31% de Unidad Ciudadana, el nuevo partido de la ex Presidenta.

De las diversas opciones peronistas, el mejor posicionado sería el ex ministro Roberto Lavagna, con 11%, seguido por el liberal José Luis Espert y el izquierdista Nicolás del Caño, ambos con 4% de intención de voto.

Nuevamente aquí está la duda de cómo se repartirán los indecisos en esa primera vuelta: casi el 30 por ciento. Si fuera proporcional, Macri obtendría cerca de 32%, bastante cerca de los casi 35% que obtuvo en 2015 en la primera, aunque probablemente no pueda evitar salir perdiendo ligeramente en el reparto de bancas.

¿Pero qué sucedería si los indecisos no se reparten proporcionalmente? Muchos enojados con Macri —que solo lo votarían como mal menor en segunda vuelta— podrían aprovechar su voto en la primera vuelta para levantar a la tercera opción más competitiva, que, según la encuesta de Opinaia, viene del peronismo no K de Alternativa Federal, con el ex ministro Roberto Lavagna como mejor opción.
Más del 40% del electorado no quiere saber nada ni con Macri ni con la ex Presidenta.
Buscan una opción por fuera de la 'grieta'.

Ante esa hipótesis muy probable, la pérdida de bancas para Cambiemos luce un escenario bastante más factible.
Ese dato no es menor, porque Macri requerirá toda la fuerza posible en el Congreso para encarar las reformas económicas estructurales (del Estado, laboral, impositiva y previsional) necesarias para curar a la Argentina de la inflación y el estancamiento crónicos.

Su 'luna de miel' fue larga —y poco aprovechada— en el primer mandato.
Pero encararía su segundo mandato con una imagen personal positiva que está hoy, según Opinaia, en apenas 34 por ciento.
Aunque con un triunfo electoral mejoraría bastante, difícilmente cuente con la paciencia que gana todo mandatario flamante o reelecto con gran impulso.
Macri había iniciado su primer mandato con casi 70% de imagen positiva: perdió exactamente la mitad.

El propio Jaime Durán Barba asistió a la última reunión de gabinete, después de la 'Semana Santa encuestológica trágica', para calmar los ánimos y asegurar que Macri ganaría la segunda vuelta por 52 a 48 por ciento.

Falta medio año para octubre.
Pasarán muchas cosas.

El autor es editor de la revista 'Imagen' y conductor de 'La Hora de Maquiavelo'.

TEMAS RELACIONADOS

Alternativa Federal Cristina Kirchner Elecciones 2019 Inflación María Eugenia Vidal Mauricio Macri Roberto Lavagna

Fuente: Infobae >> lea el artículo original