El Gobierno encontró un mecanismo para inyectar fondos a las provincias en el año electoral y al mismo tiempo esquivar las metas de déficit cero que impone el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se trata de un acuerdo con algunos gobernadores por el que la Nación otorga créditos subsidiarios a las provincias para no desaprovechar los préstamos que ya firmó para obras con los organismos multilaterales como el Banco Mundial, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La Nación dispone de unos 2 mil millones de dólares acordados con estos organismos, pero como anticipó LPO, el déficit cero que impuso el FMI y que monitorea Nicolás Dujovne complicó las obras de gran envergadura que el Gobierno había acordado con esas entidades. Las provincias, por su parte, se quedaron sin la posibilidad de acceder al crédito internacional.

El déficit cero ahora complica las obras con créditos internacionales

Para superar estos obstáculos, la Rosada ya acordó con un grupo de gobernadores para que se hagan cargo de la ejecución de las obras y de la parte de los préstamos concerniente a esas obras. De este modo, según explicaron a LPO en el Gobierno, las provincias girarán al Tesoro Nacional los montos relativos a los créditos que la Rosada les traslada para las obras y el Ejecutivo Nacional se encarga de devolver los préstamos en tiempo y forma a los organismos multilaterales.

Con este mecanismo, la Nación busca que no se detengan obras en marcha ni se cancelen los proyectos de obra de infraestructura urbana, vivienda, hábitat y obras hídricas.

Este mismo lunes, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, firmaron cartas de intención para garantizar la realización de obras de infraestructura en la provincia, como parte de este mecanismo de créditos subsidiarios. Neuquén no es la única provincia que llegó a un entendimiento como éste con la Rosada: también lo hizo Corrientes, en Chaco está avanzada la negociación y se sumaría La Rioja.

Fuente: LPO >> lea el artículo original