Un estudio del Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos reveló que las piezas dentales contienen células madre que, por haber estado menos expuestas a daños medioambientales, pueden ser de gran ayuda para regenerar nuevas células en otras partes del cuerpo.

¿Para qué sirven las células madre? Estas tienen la habilidad de transformarse en cualquier célula del cuerpo. Por ello, en la medicina actual es realmente importante su existencia ya que es fundamental en tratamientos de enfermedades graves, entre las cuales se encuentra el cáncer.

Aunque no es la única enfermedad para la que se utiliza este tratamiento, sino que incluso se han llegado a utilizar para la regeneración ósea, células neuronales, tejido ocular o, incluso, para la prevención de ataques cardíacos.

Son muchas las nuevas utilidades que se descubren cada año y, por ello, la medicina avanza en busca de nuevas zonas del cuerpo en las que poder obtener células madre. Actualmente se usa la médula ósea como fuente principal para su obtención, aunque es un órgano de complicado acceso. Por ello los dientes de leche son uno de los principales comodines para lograr este gran objetivo, sobre todo al suponer una posible salvación de los niños en un futuro.

Fuente: Ecodiario.es

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original