MOSCÚ (Sputnik) — Rusia quiere seguir en el Consejo de Europa (CE), pero con la condición de que la Asamblea Parlamentaria deje de discriminar a su delegación, en tanto espera que en 2019 se logre superar la crisis, declaró el director del departamento para la cooperación europea de la Cancillería rusa, Andréi Kelin.

'Nuestras delegaciones fueron sometidas a sanciones en la Asamblea Parlamentaria, (…) a nuestro juicio se debe encontrar una salida a esta situación tomando por base el Estatuto del CE. No tenemos el deseo de abandonar el CE, pero la práctica discriminatoria debe eliminarse. Esperamos que eso se logre este año, el del 70 aniversario del Consejo de Europa', dijo.

La sede de la PACE en Estrasburgo© Sputnik / Vladimir FedorenkoRusia cuestiona su participación en el Consejo de Europa por las sancionesTambién señaló que Rusia confía en que las fuerzas sensatas se impongan en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) y no permitan que se destruya aquello que se construyó durante decenios.

La PACE, en su sesión de abril, aprobó por mayoría de votos una resolución en la que insta a Rusia –por primera vez desde que se produjo la crisis– a formar una delegación y pagar su contribución al Consejo de Europa.

La presidenta del Consejo de la Federación (Senado ruso), Valentina Matvienko, al comentar el 12 de abril pasado esta resolución declaró que Rusia no regresará a esta estructura mientras no se tomen decisiones sobre cuestiones de principio, subrayando que las medidas paliativas no bastan.

Además: La PACE insta a Rusia a formar su delegación y reanudar el pago de las cuotas

En abril de 2014, tras la adhesión de Crimea a Rusia, la PACE privó a la delegación rusa del derecho al voto.

Rusia, que era uno de los principales contribuyentes al Consejo de Europa, suspendió en 2017 los pagos a esa organización internacional.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original