RIO DE JANEIRO.- A dos días de que se cumpla un año del asesinato de la concejal de Río de Janeiro y activista por los derechos humanos Marielle Franco, fueron detenidos hoy dos expolicías sospechosos de ser los autores del crimen que conmocionó a Brasil y convirtió a la joven política negra y lesbiana en un símbolo de lucha contra las injusticias sociales.

Integrantes de la División de Homicidios de la Policía Civil estatal y del Grupo de Acción Especial de Combate al Crimen Organizado del Ministerio Público de Río de Janeiro participaron en la operación que fue transmitida en vivo por la televisión. Los arrestados son el jubilado sargento de la Policía Militar Ronnie Lessa, 48, acusado de haber realizado los disparos que acabaron con la vida de Franco y su chofer, Anderson Gomes, y el expulsado exagente de la Policía Militar Elcio Vieira de Queiroz, 46, quien presuntamente conducía el auto con el que se les hizo la emboscada la noche del 14 de marzo de 2018, cuando la concejal regresaba a su cada luego de una conferencia en el centro de Río, acompañada también por su asesora Fernanda Chaves, quien sobrevivió al atentado.

Lessa fue detenido en su casa dentro del condominio Viviendas da Barra, en Barra de Tijuca, el mismo donde tiene su vivienda el presidente Jair Bolsonaro . En sus redes sociales, Queiroz, apresado en su hogar del barrio de Engenho de Dentro, se mostraba como un ferviente simpatizante del mandatario ultraderechista -incluso tenía fotos con él-, seguía las páginas del oficialista Partido Social Liberal (PSL) así como las de dos de los hijos del presidente, Flavio Bolsonaro -actual senador nacional y exdiputado estatal que a principio de año protagonizó un escándalo al descubrírsele transacciones financieras sospechosas y vínculos con milicias paramilitares- y Eduardo Bolsonaro, diputado nacional.

En la operación policial fueron incautadas numerosas armas de fuego, municiones, cuchillos, computadoras, teléfonos celulares y documentos. De acuerdo a las fiscales Simone Sibilio y Leticia Emile, el asesinato de Franco fue 'meticulosamente' planeado tres meses antes. Los investigadores llegaron a estos dos sospechosos tras un exhaustivo monitoreo y cruce de llamadas realizadas desde teléfonos celulares utilizados en el área y el momento en que se perpetró el ataque.

'Es indiscutible que Franco fue sumariamente ejecutada en función de su actuación política en defensa de las causas que defendía. La barbarie practicada la noche del 14 de marzo de 2018 fue un golpe al estado democrático de Derecho', resaltaron las fiscales.

Nacida y criada en el complejo de favelas de Maré, Franco era una incansable defensora de los derechos de las comunidades más pobres, de los negros, de las mujeres y de los homosexuales. Concejal desde 2017 por el izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), había denunciado varias veces los abusos policiales en las favelas y se oponía a la intervención militar del estado de Río de Janeiro que ordenó el año pasado el entonces presidente Michel Temer. Tenía una hija, Luyara, de un primer matrimonio con un hombre y desde 2004 estaba casada con la arquitecta Mónica Benício.

El crimen de Franco convulsionó la política brasileña y generó gran conmoción no sólo en el país sino también internacionalmente. El rostro de la joven concejala se volvió un emblema en la lucha contra las injusticias sociales; en el Carnaval de este año, la ganadora escola de samba Mangueira dedicó su desfile en el Sambódromo a los 'héroes olvidados' de Brasil y aprovechó para rendir un homenaje a Franco con su imagen estampada en grandes banderas.

Al conocerse la noticia de las detenciones, la viuda de Franco, Mónica Benício, celebró los avances en la investigación, pero exigió que se descubra quién fue el aturo intelectual del homicidio.

'Felicitaciones a todos los involucrados. Un año es demasiado tiempo para un asesinato como este, pero es una etapa importante. Espero pronto tener acceso a los detalles para que me sienta segura con este resultado. Pero aún falta la respuesta más urgente y necesaria de todas: quién mandó matar a Marielle. Espero no tener que esperar otro año para saber el autor intelectual de todo esto. Esa respuesta y la condena final de todos los implicados es lo que el Estado debe a todos los que sufren con la pérdida de Marielle y a la propia democracia', resaltó Benício.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original