El huracán Michael atravesó Panhandle, en Florida, hacia Georgia este jueves como la tormenta más poderosa que azotó el territorio continental de los Estados Unidos en décadas, matando a al menos dos personas mientras convertía casas en astillas y jardines en profundas lagunas.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original