Siete de cada diez hipertensos argentinos no tienen controlada su presión arterial, principal causa de muerte y discapacidad en el mundo y primer factor de riesgo de infarto y ataque cerebrovascular, de acuerdo con un informe de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

 

En una nueva edición de la campaña 'Conoce y controla tu presión arterial’, que se realizó en casi 60 centros de salud del país, se midió la presión a 68.633 personas mayores de 18 años que se acercaron voluntariamente entre el 2 y el 31 de mayo de este año.

 

De los hipertensos, casi cuatro de cada diez desconocía su condición (37,7%), un 27,4% pese a estar tratado no presentaba valores dentro de los parámetros recomendados, y un 3,1% se sabía hipertenso pero no se trataba. Es decir, que siete de cada diez hipertensos (68,2%) no tenían controlada la enfermedad.

 

'Hay que buscar los motivos tanto en los pacientes como en los médicos tratantes o el sistema de salud. Por el lado de los pacientes, el principal problema es la mala adherencia al tratamiento, que puede relacionarse con la falta de síntomas, los efectos adversos o el costo de las medicaciones', consideró Judith Zilberman, presidenta de la SAHA.

 

Agregó que los médicos “prescriben dosis menores a las necesarias, utilizan menos drogas que las requeridas o combinaciones de drogas inadecuadas, y -muchas veces- subestiman la verdadera dimensión de la hipertensión arterial, un conjunto de condiciones que configuran el concepto de inercia médica”.

 

Zilberman señaló como principales problemas la ausencia de políticas adecuadas en relación con la hipertensión arterial y sus consecuencias, el escaso tiempo del médico para cada consulta y la falta de campañas masivas de concientización.

 

Por su parte Marcos Marín, cardiólogo y coordinador de la campaña, señaló que 'en la práctica clínica diaria es habitual y es correcto recomendarle al paciente que baje un poco de peso, trate de evitar la sal, coma más frutas y verduras y realice ejercicio físico'.

 

'Sin embargo, si se confirma que la presión arterial no está controlada, deberíamos intensificar el tratamiento. La hipertensión es una enfermedad mucho más seria de lo que se considera, no se resuelve con consejos sencillos y mucho menos cuando luego la mayoría de la gente ni siquiera logra ponerlos en práctica”, insistió el doctor.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original