Ya son 11 años de MDZ Online, la edad del alboroto y la previa de una 'edad del pavo' que esperamos superar pronto rumbo a la adultez como medio informativo. Ni pendeviejos, ni carcamanes y tampoco nerds: queremos una preadolescencia inquieta, exploradora y vanguardista. Hoy es nuestro cumpleaños. La radio es una niña de 7 que te dice todo lo que piensa. Es sana y bienintencionada y quiere un mundo mejor. Tiene planes para el futuro pero disfruta minuto a minuto lo que pasa a su alrededor. Y te lo cuenta, y te lo canta.

Trabajar en tiempo real con las noticias nos ha curtido el pellejo. Los periodistas que hacemos MDZ somos inmunes hasta a la criptonita (y con solo mencionar eso, delatamos la edad de muchos de quienes trabajamos aquí­). Sin embargo, un espí­ritu joven invade nuestros movimientos. Alborotados, como dijimos. Son 11 años pensando en grande, como lo hace cualquier niño: con grandes objetivos, con hazañas y experimentos, con innovaciones, con í­mpetu, con sinceridad muchas veces brutal.

Es verdad: les hemos dado muchos disgustos a los abuelos de la prensa, pero todo el mundo comprende que esto es así­. Unos se van y otros quedan. Y en el caso de MDZ, aunque muchas veces insolentes, aprendimos cosas de los más viejos y otras no las quisimos repetir. Tenemos una personalidad fuerte que se va a ir consolidando más. Lo sabemos.

¿Y el festejo?

Justamente hoy no te hemos invitado a ninguna fiesta porque, como verás, en el diario y la radio estamos trabajando mucho, muchí­simo. Vos nos exigí­s más que a los otros y hacemos todo lo posible por satisfacer esa demanda, aun metiendo dedazos en los textos o con furcios al aire en los programas de la radio. Pero vos te das cuenta que queremos crecer.

Mientras tanto, antes de que termine agosto vas a ver el producto de este esfuerzo. Pegaremos el estirón. Te demostraremos todo lo que puede hacer un chico de 11 años y una niña de 7 que tienen toda la energí­a puesta en superarse.

Gracias por tu paciencia. Gracias por tu compañí­a, Gracias por tu lealtad luego de alternar con otros y volver. Muchas gracias por tus aportes, reprimendas, cariños; por compartir tus propias experiencias. Todo eso nos nutre en una etapa de nuestra vida en que no sirve mirarse solo al espejo, sino saber claramente qué queremos ser, qué queremos compartir, a dónde queremos llegar.

Quedate, que se viene mucho más en MDZ Online y lo vas a ver.

Prendé la radio: aquí­ estamos. ¡Feliz cumpleaños!

Fuente: MDZ Online >> lea el artículo original