El Gobierno de Río Negro, a través del área de Salud Pública, analiza cubrir con médicos venezolanos cerca de 60 cargos médicos vacantes en hospitales de la provincia, con una oferta salarial cercana a los 80 mil pesos mensuales, debido a la falta de interés de profesionales argentinos en cubrir servicios en el ámbito público.

El ministro de Salud, Fabián Zgaib, reconoció en declaraciones que publica el diario Río Negro, que están haciendo tratativas con la Dirección Nacional de Migraciones para la radicación en Río Negro de especialistas venezolanos, que arribaron al país durante los últimos meses y que están buscando empleo. 

Según los datos nacionales a los que accedió Zgaib, serían unos 2.000, que se concentraron fundamentalmente en el ámbito de la Capital Federal pero que no cuentan con trabajo estable.

'Tenemos que adecuar una resolución nacional con un decreto del gobernador, pedirles un examen de Residencia y evaluar la práctica profesional, para que haya garantías de calidad en la atención', explicó el titular de la cartera sanitaria.

La carencia de profesionales argentinos -especialmente médicos generalistas, ginecólogos y pediatras- se hizo más notoria en los últimos meses, a partir de un éxodo hacia el ámbito privado donde, si bien percibirían salarios similares a los que ofrece la provincia, no se ven obligados a cumplir con las guardias obligatorias que exige el sistema público de hospitales.

'Los nuevos profesionales eligen especialidades en las que utilizan determinados equipos, para poder cobrar la práctica a las obras sociales. Y prefieren el ámbito privado para no hacer guardia. Esto hay que trabajarlo con las universidades', subrayó Zgaib.