De no creer lo que pasa en la Selección. Mejor dicho, es de creer pero es penoso, triste para una Selección que necesita refundarse desde ya. Y se sigue perdiendo el tiempo y encima con temas calientes. Porque este miércoles se volvieron a ver las cara Chiqui Tapia y Jorge Sampaoli, en Ezeiza: el técnico le avisó que daba marcha atrás a lo conversado el lunes, de dirigir el torneo Sub 20 de L'Alcúdia, y al presidente de AFA no le gustó nada.

Pero no sólo que no le gustó, sino que el ida y vuelta se puso caliente y levantó temperatura. Fue muy áspero el cruce entre el entrenador y el presidente de la AFA, quien pretendía que Sampa viajara con el Sub 20, a un torneo absolutamente menor. ¿Será porque el DT veía que los clubes no le iban a dar a todos los jugadores que pedía? ¿O se arrepintió? Por contrato no está obligado a ir, ya que él firmó como entrenador de la Selección Mayor, más allá de que su gente estaba a cargo del Sub 20.

Pasan las horas y la situación se pone cada vez peor. Con Daniel Angelici afuera (el presidente de Boca no quiere apurar la salida del DT), Tapia se cruzó feo con Sampaoli y la relación está cada vez más tensa. Sampaoli, con cuatro años más de contrato, sólo dará un paso al costado si lo echan; el asunto, no menor, es cómo arreglarían la salida en lo económica, teniendo en cuenta que la cláusula de salir ahora es muy alta y cambia sustancialmente después de la Copa América del año que viene.

Sampaoli resiste como puede, sabe que no lo quieren pero confía en su proyecto y está convencido de no dar un paso al costado más allá de que sepa que no lo quieren. Mientras tanto, andan cruzándose...

Fuente: Sitio Andino >> lea el artículo original